Valve y sus Steam Machines, que no terminan de ver la luz aunque al menos conocemos las empresas y modelos que van a llegar, son como la tierra prometida a la que nadie podrá llegar jamás. Además que Gabe Newell ha puesto el listón muy alto: eliminar el resto de las consolas de nuestro salón para poner un PC.

La dura caída a la realidad está haciendo mella en Valve con una bajada continua de sus expectaciones, por una parte por el bajo rendimiento gráfico de las tarjetas gráficas bajo Linux, y por otro por la altas promesas dadas. La siguiente víctima es su Steam Controller, que de revolucionario con un panel táctil, van a tener que cambiarlo por los tradicionales botones de acción a un lado y cuatro botones/cruceta en el otro.

Así es como iba a ser el mando:

Imagen externa

Así es como era tras la primera modificación:

Imagen externa

Así es como será ahora (hasta que lo cambien):

Imagen externa

El Steam Controller está pasando de algo revolucionario a otro más cuyo éxito dependerá de la ergonomía, teniendo en cuenta la extraña forma de utiilzar los dos "trackpads" que incorpora para jugar y que puede uno tardar en acostumbrarse. De todas formas el cambio es lógico para poder manejar adecuadamente una gran cantidad de los juegos indie que hay actualmente en Steam, por lo que creo que es bastante acertado.

Vía: Ars Technica.