Quizás en esta ocasión Steve Ballmer no haya hecho una entrada al escenario tan llamativa en este CES 2012, pero lo que ha dicho son "buenas" noticias: Windows contará con su propia versión de Kinect el día 1 de febrero.

¿Por qué entrecomillo buenas? Pues porque la noticia tiene truco. Según cuentan en el blog oficial, el Kinect que se lanzará para Windows contará con cambios de hardware que lo harán incompatible con la Xbox 360. Además, tampoco será compatible el SDK utilizado hasta ahora para programar para el aparato.

¿Cuales son las diferencias de hardware tan brutales para estas incompatibilidades? Por lo visto este Kinect será capaz de reconocernos a una distancia mínima de 50 cm en vez de los 1,8 metros que requiere la versión de 360. Grandes mejoras que obviamente requieren todos estos cambios y un desembolso extra de 100 euros respecto a la versión de 360, lo que nos deja el Kinect para Windows a un precio de 250€ (es ironía por si no lo habíais pillado aún).