Turtle Beach ha terminado absorbiendo a Roccat, popular empresa de periféricos que adquirió hace un lustro, y ahora pone el talento bajo su propio sello. Entre los primeros productos que llegan al mercado de esta nueva etapa está el Burst II Air, que sigue el espíritu del Burst Pro Air que analicé hace tiempo, aunque muy mejorado. Se trata de un ratón inalámbrico con identidad propia y un mínimo peso de 47 g, lo cual lo mete entre los más ligeros de su tipo en el mercado.

Desembalado

desembalado.webp

El Burst II Air llega en una pequeña caja azul en la que se destaca el poco peso del ratón, 47 g, siendo además un modelo inalámbrico. En la parte posterior abunda en algunas características de su sensor o los interruptores principales. Al abrir la caja se ve el ratón en una bandeja de cartón, debajo de la cual se ve una caja con el receptor USB puesto en un extensor con una toma USB tipo A y una USB tipo C.

Dentro de la caja hay un cable de 1.8 m forrado de tela trenzada y sujeto por dos gomas regulables. También se incluye una guía de inicio rápido con información variada, tres almohadillas de repuesto de mayor tamaño que las que tiene puestas de serie, y unas gomas para los laterales para mejorar el agarre.

El ratón tiene un diseño simétrico aunque solo con botones en el lateral izquierdo, en el que hay dos, más uno pequeño que sirve simplemente para cambiar entre distintos niveles de sensibilidad. Es remapeable, aunque también se puede cambiar cada nivel de sensibilidad desde Swarm II, el nuevo programa de configuración de Turtle Beach basado en el Swarm de Roccat. No está especialmente accesible, por lo que no favorece mucho su uso.

Me resulta un ratón de buen tamaño, ergonómico para todos los tipos de agarre, y que además se nota extraordinariamente ligero. Soy más de los diseños que tienen una caída de izquierda a derecha porque me resulta más cómodo para estar usándolo durante largos ratos, pero el tipo de diseño del Burst II Air no me parece malo, y ma acostumbro rápido a él.

El ratón no tiene iluminación salvo un led RGB en la parte superior que indicará con un color el nivel de sensibilidad que está activo. Este modelo, que es en color blanco, tiene el logo dr Turtle Beach en el reposapalma en color gris, y el nombre de la compañía al lado de la ruedecilla. Esta última es de buena calidad, con un giro agradable y en el que se nota los incrementos de giro claramente.

En la parte inferior destaca un par de aberturas hechas para reducir el peso. Hay cuatro pequeñas almohadillas de teflón con una más estrecha en torno al sensor. Se ven las marcas para poner las almohadillas más grandes que se incluyen con el ratón y que facillitará ponerlas, pero no he notado problemas de deslizamiento, por lo que no veo necesario ponerlas hasta que estas se desgasten. También hay un hueco para guardar el receptor USB, y un interruptor para apagar el ratón o usarlo por cable, usarlo por Bluetooth o por el receptor.

Características

Vídeo

Este ratón destaca por sus 47 g, que siendo inalámbrico es todo un récord y de lo más ligero del mercado para jugones. Tiene un tamaño de 122.2 mm × 67.3 mm × 39.2 mm, por lo que le puede quedar un poco grande aquellos con las manos pequeñas. Utiliza Bluetooth 5.2 para conectarse o un receptor USB, y en ambos casos no he notado ningún problema de conectividad.

El sensor es un Owl-Eye de Turtle Beach, que es un sensor con una sensibilidad de 26 000 PPP, con una velocidad de 650 IPS y una aceleración de 50 G. Va perfecto en el día a día, y permite una buena configuración desde Swarm II. Es un sensor de características que van mucho más allá de lo que necesita la inmensa mayoría de jugones, pero sus características abundan en su precisión. Pero llegados a este punto, esa mejora puede ser de una décima más o menos.

Burst II Air de Turtle Beach
Dimensiones122.2 mm × 67.3 mm × 39.2 mm
Peso47 g
Conexióncable, Bluetooth 5.2, receptor USB
Manoderecha
Agarres preferentesgarra, yemas, palma
Interruptores principalesópticos Titan
SensorOwl-Eye de Turtle Beach
Sensibilidad26 000 PPP
Velocidad650 IPS
Aceleración50 G
Muestreo1000 Hz
Botones adicionalestres en el lateral izquierdo
Memoria internano.
Autonomíahasta 120 h
Extrasalmohadillas de repuesto, gomas antideslizantes para los laterales
Cable1.8 m, tela trenzada
PVPR110 euros (mayo 2024)

El sondeo se hace a 1000 Hz, que para un modelo inalámbrico es lo justo para que no impacte negativamente a su autonomía. Esta se sitúa en hasta 120 h de uso (por Bluetooth), y se ajusta bien a lo indicado. Tras usarlo una semana unas diez horas al día tenía aproximadamente la mitad de la batería. Teniendo un puerto USB tipo C para recarga y poderlo usar cableado, la autonomía ya no suele ser un problema con estos ratones.

Los interruptores principales son de tipo Titan de Turtle Beach, los cuales son ópticos y tiene una respuesta perfecta. Como me ocurre con los interruptores ópticos de teclado, no puedo decir que realmente se note mucho la diferencia frente a los mecánicos, pero se nota que tiene un extra de inmediatez. Se nota mucho más cuando pasas de estos interruptores a los mecánicos. Estos son altamente duraderos, tasados en cien millones de clics.

El ratón es compatible con el sistema Reflex de NVIDIA, por lo que se puede ver exactamente la latencia de entrada, el tiempo que pasa desde que se hace clic hasta que en un monitor compatible Reflex se muestra el resultado. Esto ya es para los muy profesionales porque es simplemente para analizar la latencia, y eso no suele ser importante para los jugadores casuales.

El PVPR del ratón es de 110 euros, lo cual está un poco en la parte alta del sector, pero con el tiempo se irá ajustando su PVP. El precio inicial es alto, aunque por prestaciones, y viendo el efecto de la inflación de los últimos dos años, tampoco es descabellado. Ciertos modelos similares de marcas de la competencia tienen un PVP similar en torno a los 90-130 euros, pero se quedan sobre los 60 g de peso cuando este tiene 47 g, y pierden o ganan alguna cosa adicional. Incluso al PVPR no me parecería mala compra por la ergonomía y deslizamiento que tiene.

Programa de configuración

configuracion.webp

Turtle Beach ha empezado a usar Swarm II como el programa de configuración de todos los periféricos que está poniendo en el mercado. Es heredero del Swarm de Roccat, pero con una estética mejorada, que no le sienta mal. Al abrir el programa indicará que hay que instalar el perfil del ratón, y tras una breve actualización aparecerán todas las opciones.

Es una configuración en una sola pantalla, en la que en laparte superior se gestiona la sensibilidad del ratón asignada a cada nivel de sensibilidad que se cambia con el botón lateral. El resto de parámetros a configurar son los habituales, como la semsibilidad o el tiempo de espera antes de desactivar el ratón. Abajo del todo se pueden configurar los dos botones laterales del ratón, además del de sensibilidad.

El siguiente apartado del programa es el referente a las macros, con un gestor bastante completo. Hay un listado de macros precreadas por juego entre las que se puede elegir. Hay una larga lista, aunque no haya para todos. El resto del programa incluye las opciones generales, por ejemplo para cambiar el idioma del programa, y un apartado de ayuda.

Es una aplicación desde la que gestionar todos los periféricos de la compañía bastante completo, con un aspecto bueno, aunque creo que se podriá mejorar el tema de la legibilidad de las letras, pero que es un buen programa.

Nueva etapa que empieza con buen pie

conclusion.webp

El Burst II Air coge lo bueno de los anteriores ratones de Roccat y le imprime un pequeño empujón de calidad. En esta ocasión la compañía, o bueno, Turtle Beach, se ha centrado en aligerar el ratón hasta dejarlo en solo 47 g. Es un peso mínimo que favorece totalmente el deslizamiento, y le queda bien para los juegos de acción rápida. Es un ratón altamente preciso, de buena ergonomía, y con conectividad completa.

Da muy buena sensación al tacto gracias al plástico utilizado, con un deslizamiento perfecto y mejorable con las almohadillas adicionales incluidas. Cuenta con una alta autonomía, pero hoy en día con el puerto USB tipo C y su uso cableado no va a ser un problema, salvo que se le acabe la batería en mitad de una partida. Aunque con una autonomía que puede acercarse a las dos semanas, o una si se usa casi todo el día, te puedes olvidar más de uno y dos días de recargarlo.

Este ratón es un modelo que me ha gustado especialmente, por su buen funcionamiento, aunque no tenga el diseño que busco en un ratón, o el número de botones. Suelo necesitar más, pero en lo que es estrictamente el diseño y la ergonomía, me parece un buen ratón que debería agradar a la mayoría de usuarios. Si además se acompaña de un buen programa de configuración, el resultado es un ratón especialmente bueno.

Recomendado Geektopia

Puntuación

9.2

sobre 10

Lo mejor

  • Buen diseño.
  • Deslizamiento perfecto, favorecido por su bajo peso.
  • Conectividad perfecta.

Lo peor

  • Se podría haber incuido algún botón adicional o clics laterales en la ruedecilla.
  • El botón de sensibilidad está en una posición difícil de alcanzar.