La generación de portátiles que ha llegado en 2023 ha recibido una importantísima mejora en rendimiento gráfico y en refrigeración, así como algunos cambios adicionales que me parecen muy interesantes. Pero también un importante aumento de precio. El ROG Strix G18 (2023) de ASUS es un modelo de primera línea, y el que ahora analizo incluye una potente RTX 4070 con un Core i9-13980HX basado en los procesadores de sobremesa. Es el modelo más barato de la serie, pero aun así son 2749 euros. Probablemente valga todo lo que cuesta si se compara con los modelos del año pasado.

Inspección visual y características

desembalado.jpg

El ROG Strix G18 es un nuevo modelo dentro de los portátiles de ASUS porque incluye una pantalla de 45.7 cm (18 in) lo cual conforma un portátil grande, pero no excesivamente. Tiene un tamaño de 399 mm × 294 mm × 30.8 mm y pesa en torno a los 3 kg, pero a cambio tiene una potencia estupenda.

La carcasa tiene un aspecto bastante bueno, en color negro con una tapa de aluminio con el logo de ROG Strix aunque la parte inferior es de plástico. Por el diseño no va a destacar pero tampoco echa para atrás. La base sobre la que se sustenta el teclado es de aluminio lo cual le da suficiente rigidez en general, aunque si se aporrean mucho las teclas se notará que cede.

ROG Strix G18 G814JI-N6004 de ASUS
ProcesadorCore i9-13980HX
GráficaGeForce RTX 4070 (Max-P), 115 W más 25 W de Dynamic Boost, multiplexor (mux) de vídeo, y Optimus.
Memoria32 GB DDR5-4800
Pantalla principalIPS antirreflejos de 45.7 cm (18 in), resolución 2560 × 1600 píxels, 240 Hz, 3 ms, 100 % DCI-P3, 1000 nits.
Almacenamiento1 TB de tipo PCIe 4.0 ×4; ranura M.2 2280 PCIe 4.0 ×4 adicional
Puertos1× Thunderbolt 4 (carga 100 W, vídeo y datos), 2× USB 3.1, 1× USB 3.0, 1× HDMI 2.1
ConectividadWi-Fi 6E, Bluetooth 5.2, Gigabit Ethernet
Batería90 Wh, cargador de 280 W (20 V y 14 A)
Dimensiones399 mm × 294 mm × 30.8 mm
Peso3 kg
Extrascámara web HD, teclado retroiluminado RGB configurable por tecla
Sistema operativoSin SO
PVPR2749 euros

Estando cerrado se puede ver en la parte superior un led que indica si está enchufado —en rojo si la batería no está al máximo, y en blanco si lo está—, pero hay otros que indican si está encendido y si está usando las unidades. El sistema de refrigeración introduce aire por la parte inferior y lo expulsa hacia los laterales y la parte trasera, lo cual determina parte del resto de su estética, que no es mala. ASUS añade en la parte frontal una barra de iluminación ARGB que va de un lado a otro del portátil, configurable a través de Armoury Crate, la apli de gestión que usa la compañía en sus productos.

Al levantar la tapa del portátil se puede ver la pantalla con pocos marcos y claramente separada del cuerpo del equipo mediante dos bisagras no demasiado finas. En la parte superior hay una cámara web de calidad HD que no hace mal su trabajo para videoconferencias, pero que realmente no es gran cosa. No le habría costado nada a ASUS poner una FHD o una HD de mejor calidad.

Esta pantalla es de tipo Nebula según la publicidad de la compañía, que en la práctica es excepcional como comentaré en su propio apartado más adelante. Solo diré ahora algunos de sus parámetros, como que es IPS de 2560 × 1600 píxeles con un refresco de 240 Hz y 3 ms de 500 nits compatible con Dolby Vision y G-SYNC.

Este modelo incluye un Core i9-13980HX con una GeForce RTX 4070 configurada al máximo, 115 W, aunque tiene un turbo dinámico adicional de 25 W. Tiene multiplexor de vídeo y sistema Optimus para cambiar entre iGPU y GPU para ahorrar energía. Incluye además 32 GB de DDR5-4800 y una SSD de 1 TB de capacidad de tipo PCIe 4.0 ×4. Hay una ranura M.2 2280 extra de fácil acceso.

En cuanto a los conectores, en el lateral derecho tan solo hay dos USB 3.1. En el izquierdo hay un USB 3.1 tipo C —datos y carga— y un Thunderbolt 4 compatible con vídeo, datos y carga de 100 W, así como un RJ-45 (2.5 Gb/s) y un HDMI 2.1, más la toma del cargador de 280 W para su batería de 90 Wh. Son conectores suficientes, aunque alguno podría echar de menos un tercer USB tipo A en el equipo. También cuenta con Wi-Fi 6E y Bluetooth 5.2.

Si se abre la tapa inferior se puede ver el sistema de refrigeración compuesto por siete caloductos de cobre y tres ventiladores, más que suficiente para manejar el consumo del equipo, que es de unos 200 W a 225 W según el juego en el modo estándar de rendimiento. ASUS recurre a metal líquido como material de transferencia térmica en CPU y GPU, de tipo Conductonaut Extreme de Thermal Grizzly. Los altavoces están orientados a la parte inferior, pero tienen buena potencia y no distorsionan al poner a tope.

En lo referente al teclado, es el habitual tipo chiclet de los portátiles y teclados de perfil bajo, el cual tiene iluminación RGB configurable por tecla. Lo que más me ha gustado del teclado no es el teclado en sí sino la superficie que le rodea. Es muy suave y muy agradable el dejar las manos encima. En cuanto a las teclas, dan buena sensación de tecleo pero se notan más duras que por ejemplo el Magic Keyboard 2021 con el que trabajo a diario. Me he acostumbrado rápido a ello, pero probablemente haya la intención de evitar pulsaciones no intencionadas.

Por lo demás, a España llega con la disposición mixta de EE. UU. con la europea, por lo que el intro está en una sola fila, pero está la tecla de mayor/menor al lado de la mayúsculas izquierda, y la cedilla se pasa a encima del intro. Últimamente estoy probando tantos teclados con la disposición estadounidense que no he necesitado tiempo para adaptarme a él. Me resultan especialmente útiles los botones multimedia dedicados en la parte superior izquierda del teclado, también configurables como macros en Armoury Crate, y muchos agradecerán el teclado numérico.

En cuanto al panel táctil, da una buena sensación al deslizar los dedos sobre él, pero no estaría entre los mejores que he probado, aunque es mucho mejor que lo que se encuentra en portátiles de 1000 a 1500 euros. Tiene clic izquierdo y derecho en la parte inferior, hundiéndose el panel al clicar con una sensación bastante normal. He de decir que para trabajar me serviría perfectamente, que no es poco.

Rendimiento del procesador

El procesador de este portátil es un Core i9-13980HX de arquitectura híbrida, el cual incluye ocho núcleos P (rendimiento) a 2.2-5.6 GHz y dieciséis núcleos E (eficiencia) a 1.6-4.0 GHz. En total cuenta con treintaidós hilos de ejecución, que para el tipo de equipo que es da excelentes resultados. Los Core HX son el mismo tipo de procesador que los Core de sobremesa, pero con el consumo máximo limitado.

Está instalado Windows 11, que es la versión que más saca partido de esa arquitectura híbrida tanto en juegos como a la hora de poder reducir (algo) el consumo gestionando a qué tipo de núcleo va cada carga de trabajo. Habrá modelos que lleguen sin sistema operativo.

Hay una unidad gráfica integrada UHD Graphics 770 que realmente solo se va a utilizar cuando las tareas gráficas no sean especialmente exigentes. Es una unidad gráfica de apenas 0.84 TFLOPS que servirá para ahorrar energía cuando no se necesita la GPU, por ejemplo, en navegadores que no recurran a juegos 3D en ellos, en el uso de programas ofimáticos y otros que realmente no tiran de unidad gráfica. Al disponer del sistema Optimus de NVIDIA, la iGPU y GPU se irán dando el relevo de forma transparente.

Cinebench R23

Producto Posición
ROG Strix G18 G814JI-N6004
2127
Alienware m15 R7 (12700H+RTX 3050 Ti)
1768
Nitro 5 AN515-58-730H
1704
Swift 5 (SF514-56T)
1630
Aspire Vero AV15-52-73F2
1577
Blade 14 (6900HX, 3070 Ti, 16 GB, 1 TB, 165 Hz)
1525

AIDA64

Producto Posición
Swift 5 (SF514-56T)
104.6
Nitro 5 AN515-58-730H
94
Alienware m15 R7 (12700H+RTX 3050 Ti)
92
ROG Strix G18 G814JI-N6004
90.5
Blade 14 (6900HX, 3070 Ti, 16 GB, 1 TB, 165 Hz)
84
Aspire Vero AV15-52-73F2
75.8

7-ZIP

Corona 1.3

Rendimiento de la tarjeta gráfica

La RTX 4070 del ROG Strix G18 2023 es una Max-P y por tanto está configurada a los 115 W máximos que permite NVIDIA, con un Dynamic Boost de otros 25 W, aunque el equipo da margen de subida adicional de las frecuencias. Estos últimos están compartidos por la CPU, por lo que si un juego tira mucho de procesador se lo va a restar a la tarjeta gráfica.

Incluye 8 GB de memoria GDDR6 a 16 GHz, que normalmente serán suficientes para la mayoría de juegos a FHD o QHD, aunque hay títulos que si activas DLSS y el trazado de rayos puede superar esa cantidad, por lo que habrá que estar atento con los juegos más recientes.

En el último análisis de portátil que hice cambié la metodología y los juegos a analizar por lo que ahora mismo solo tengo los datos de dos modelos. El otro equipo, un Nitro 5, tiene una RTX 3060 a 115 W. En las pruebas he usado los controladores más recientes en el momento de publicar el artículo, estaba Optimus activo, RBAR, no tenía pantalla externa conectada, estaba en el modo 'definitivo' y ventiladores/consumo en 'rendimiento' en Armoury Crate, con G-SYNC activado.

Cyberpunk 2077
ROG Strix G18 G814JI-N6004
RTX 4070 (movilidad)
87.2
Nitro 5 AN515-58-730H
RTX 3060 (movilidad)
60.2
Media Percentil 99
Shadow of the Tomb Raider
ROG Strix G18 G814JI-N6004
RTX 4070 (movilidad)
179.1
Nitro 5 AN515-58-730H
RTX 3060 (movilidad)
88.3
Media Percentil 99
Red Dead Redemption 2
ROG Strix G18 G814JI-N6004
RTX 4070 (movilidad)
87.1
Nitro 5 AN515-58-730H
RTX 3060 (movilidad)
58.5
Media Percentil 99
Borderlands 3
ROG Strix G18 G814JI-N6004
RTX 4070 (movilidad)
106.4
Nitro 5 AN515-58-730H
RTX 3060 (movilidad)
67.3
Media Percentil 99
Total War: Warhammer 3
ROG Strix G18 G814JI-N6004
RTX 4070 (movilidad)
102.0
Nitro 5 AN515-58-730H
RTX 3060 (movilidad)
71.3
Media Percentil 99
The Witcher 3
ROG Strix G18 G814JI-N6004
RTX 4070 (movilidad)
91.9
Nitro 5 AN515-58-730H
RTX 3060 (movilidad)
57.2
Media Percentil 99
Horizon Zero Dawn
ROG Strix G18 G814JI-N6004
RTX 4070 (movilidad)
127.5
Nitro 5 AN515-58-730H
RTX 3060 (movilidad)
76.7
Media Percentil 99
Hitman 3
ROG Strix G18 G814JI-N6004
RTX 4070 (movilidad)
203.7
Nitro 5 AN515-58-730H
RTX 3060 (movilidad)
103.4
Media Percentil 99

Rendimiento con DLSS

DLSS (supermuestreo por aprendizaje profundo) es una técnica avanzada de escalado que precisa de los núcleos tensoriales que incluyen las arquitecturas gráficas de las RTX de NVIDIA. Da mejor calidad de imagen que el FSR de AMD, y se nota más cuanto menor es la resolución a la que se quiere hacer el escalado. Por eso en portátiles, que suelen ser pantallas FHD, da mejor resultado, pero tienen el problema de la limitación de energía. Si se activan los núcleos tensoriales, ese consumo se deduce del que tiene disponible la GPU para generar los gráficos en sí. Es más problemático en los modelos Max-Q o aquellos con sistema de refrigeración más limitado que en este ROG Strix G18.

A la hora de probar DLSS he preferido ponerlo en el ajuste 'rendimiento' con ajustes gráficos a 'ultra' para ver si la RTX 4070 puede aprovechar mejor la pantalla de 240 Hz del equipo. A FHD y 'ultra' no hay muchos juegos que no sean de deportes electrónicos o similares que puedan llegar a esa tasa de refresco, por lo que para alcanzarla habrá que bajar algo la calidad y DLSS ayudará. Si se quiere jugar a la resolución de 2560 × 1600 píxeles de la pantalla, ayudará aún más a mantener una tasa de fotogramas más alta.

En Shadow of the Tomb Raider, normalmente se obtienen unos 179 f/s, pero activando DLSS se va a los 220 f/s, lo que supone un aumento del 23 % y más cerca de los 240 Hz del panel. La calidad de imagen es buena, pero se nota que falta un poquito de detalle si te pones a mirar detenidamente los gráficos ya que algunas zonas parecen ligeramente difuminadas. Pero jugando a títulos de acción rápida no se nota ningún problema. En Horizon Zero Dawn el resultado es similar, pasando de 129 f/s a los 151 f/s, un 17 % más.

En cuanto a la generación de fotogramas que trae DLSS 3, la he probado en Cyberpunk 2077. Si el juego funciona normalmente a 101 f/s, con DLSS en rendimiento se va a los 160 f/s, casi un 60 % más, pero la generación de fotogramas, que establece el DLSS en automático, sube a 176 f/s, solo un poco más. El problema es que partiendo de una imagen que es de resolución menor a FHD se nota que introduce más artefactos visuales, pero en general hace muy buena labor. Probablemente para pasar de 160 a 176 f/s lo dejaría desactivado y por tanto no parece que DLSS 3 vaya a traer grandes mejoras de rendimiento al sector de los portátiles por un tema de limitación de consumo.

Comentario de los resultados de la GPU

El rendimiento del equipo es muy alto para juegos, y 1920 × 1200 píxeles es una buena resolución por el tamaño de la pantalla y la distancia a la que se va a usar. El rendimiento no caerá mucho respecto a lo indicado anteriormente para FHD. Con un procesador como el 13980HX, que es como los de sobremesa, no está limitando especialmente el rendimiento de esta RTX 4070 configurada a 115 W con 25 W de turbo dinámico para 140 W de consumo máximo. Un consumo que no se alcanza en juegos, al menos en los modos de funcionamiento predefinidos.

Lo que sí me gustaría es comentar en este punto los modos de funcionamiento de Armoury Crate, porque son resultados más curiosos en el terreno del multiplexor y Optimus. Tiene tres modos: 'definitivo', que desactiva la iGPU; 'estándar', que activa el modo híbrido de iGPU y GPU siempre; y 'optimizado', que entra en el modo híbrido cuando está conectado el cargador, y desactiva la GPU cuando funciona con la batería. Hay un cuarto modo, 'eco' que desactiva la GPU y por tanto no me interesa para este apartado.

Curiosamente el rendimiento en los modos 'estándar' y 'definitivo' es prácticamente igual, siendo de un ±1 % de diferencia que cae en el margen de error y por tanto se puede considerar que rinden igual. O sea, igual en 'estándar' el Cyberpunk 2077 va a 102 f/s y en 'definitivo' va a 103 f/s, o al revés. En el modo 'optimizado' podría caer más según el juego, porque de hecho cae más el consumo de la GPU. Por ejemplo, en Horizon Zero Dawn de 129 f/s pasa a 125 f/s, con un consumo que pasa de 200-205 W a 185-190 W.

Tampoco he notado una mejora al conectar un monitor externo por el HDMI o el Thunderbolt 4. De hecho es lo contrario porque hay pérdida de rendimiento, cuando se supone que hay un multiplexor de vídeo que no debería de provocarla. Pero el problema es que al conectar un monitor externo el consumo de la GPU varía mucho más que cuando se usa la pantalla del portátil y eso produce tirones, además de que el consumo de media es menor. Juegos como Cyberpunk 2077 van a tirones, pero otros muchos van bien.

Pantalla

pantalla.jpg

La pantalla que incluye este equipo es de tipo Nebula y acompaña perfectamente al tipo de portátil que es. Se trata de un panel IPS de 45.7 cm (18 in) de diagonal con una resolución de 2560 × 1600 píxeles. Este tipo de resolución 16:10 me parece superútil para trabajar, y por potencia es un equipo que está plenamente capacitado para ello. El refresco es de 240 Hz, que no siempre lo aprovechará la RTX 4070 incluida, sobre todo en juegos recientes, y tiene un tiempo de respuesta de 3 ms.

La calidad de color es muy buena, aunque sea un panel con color de 8 bits. La calidad de color es muy buena y se menciona que cubre el 100 % de la escala de color DCI-P3 orientada a consumo de vídeo. Ciertamente la calidad de color es muy buena, teniendo un MacBook Pro al lado para compararla a simple vista. Se puede usar sin problemas para trabajar, aunque me habría gustado poder cambiar a otros perfiles de color, como Adobe RGB para fotografía o simplemente sRGB para diseño web, lo cual limita su utilidad para profesionales. La DCI-P3 es sobre todo para producción de vídeo.

El panel es compatible con imágenes de alto rango dinámico (HDR) de tipo Dolby Vision, pero solo para retransmisión de vídeos. No sé realmente si este seudo-HDR funciona o no porque no hay opción de activar HDR en Windows, y los juegos obviamente no van a dar la opción de mostrarlos en HDR. Eso sí, con un brillo máximo de 500 nits al reproducir vídeos se ven francamente bien, y por ejemplo en YouTube no se indica que se estén reproduciendo en HDR.

Almacenamiento

almacenamiento.jpg

Para el almacenamiento este ROG Strix G18 cuenta con una unidad de 1 TB de Micron de la serie 2400. Tiene una interfaz PCIe 4.0 ×4 con cifrado por hardware. En la prueba de CrystalDiskMark 8.0.4 alcanza los 4737/3607 MB/s de lectura/escritura secuencial, mientras que la aleatoria en el peor caso es de 52/109 MB/s. Son valores buenos para el día, aunque un poco bajos para lo que se puede obtener con las unidades PCIe 4.0 ×4 más modernas. Los valores en un uso realista también son buenos, aunque disten de las mejores unidades de estado sólido del mercado. Pero en general es una buena SSD.

En donde se encuentra la tarjeta de wifi y Bluetooth, debajo de una de las pegatinas negras, hay una ranura M.2 2280 extra con conexión PCIe 4.0 ×4. Por tanto, es un portátil cuyo almacenamiento se puede expandir fácilmente.

Autonomía

autonomia.jpg

El modo 'eco' de Armoury Crate puede ser útil en el día a día si no se va a usar la RTX 4070 del equipo, pero normalmente va a ser suficiente tener activado Optimus mediante los modos 'estándar' y 'optimizado', sobre todo este último. Igual con el 'eco' se consigue reducir uno o dos vatios el consumo reproduciendo vídeos, o dos o tres en ciertas tareas de los navegadores que puedan necesitar la GPU, pero algunas veces no habrá diferencia de consumo. En reposo tampoco va a haber gran diferencia, entre nada e igual medio vatio. Ese consumo en reposo es de unos 18 W en el modo 'estándar'.

Navegando por internet suele consumir sobre los 30 W, con algún pico a 40 W, mientras que reproduciendo vídeos se sitúa sobre los 27-28 W. Con ese uso la autonomía del ROG Strix G18 2023 se puede ir a unas ocho horas, que no está mal, teniendo la pantalla a unos 180-200 nits. Si quieres jugar con la batería, no te va a durar más de un par de horas como mucho, y dependiendo del juego y la configuración por la que optes te puede durar apenas una hora.

Temperaturas, consumo y ruido

ruido.jpg

El sistema de refrigeración de este equipo es avanzado, aunque no recurre a nada especialmente avanzado, que suele ser necesario en equipos pequeños. En este caso, pesando 3 kg y teniendo un gran tamaño, incluye seis caloductos de cobre bastantes largos así como tres ventiladores: uno para la CPU, otro para la GPU y otro para el sistema —moverá el aire dentro del equipo—. También recurre a metal líquido como material de transferencia entre la refrigeración y tanto la CPU como la GPU, que hace un trabajo bastante mejor en este terreno que la pasta térmica.

En el programa de configuración Armoury Crate se puede gestionar directamente la velocidad de los ventiladores así como el consumo de CPU y GPU, pero de los modos predefinidos no hace falta salirse. Los modos de funcionamiento predefinidos son 'rendimiento', el de por defecto, 'silencio' y 'turbo'.

Los ventiladores van a estar prácticamente siempre funcionando, aunque se puede pasar a un modo de ajuste 'manual' para deshabilitarlos hasta que la CPU y GPU lleguen a cierta temperatura, que servirá bien para los tiquismiquis, aunque no hay milagros: no van a poder estar indefinidamente apagados cuando se está usando el equipo en tareas ligeras. Pero con ese uso ligero el ruido ambiente tiene probabilidades de tapar su ruido, aunque por la noche con la casa en silencio es imposible no oírlos.

Uso de la CPU

En el modo 'rendimiento', en Cinebench R23 el los ventiladores se sitúan en las 3600 r. p. m. para la CPU, 3900 r. p. m. para la GPU —al final es un sistema compartido por lo que tiene que apoyar a la refrigeración de los caloductos—, y 4200 r. p. m. el del sistema. El ruido se sitúa sobre los 40 dB medido a unos 60 cm de la pantalla donde estaría la cabeza del usuario, aunque en la propia apli indica que son 39.2 dB. La temperatura de la CPU es de 95 ºC inicialmente, aunque luego va bajando a los 85-90 ºC (∆60-65 ºC) a medida que pasa el tiempo en la prueba de diez minutos de Cinebench R23.

Uso de la GPU

En cuanto al consumo en juegos, he mirado el funcionamiento en Shadow of the Tomb Raider para el apartado anterior en los tres modos de funcionamiento predefinidos de Armoury Crate. En la siguiente gráfica se pueden ver cinco bloques de consumo. El primero y tercero corresponden al modo 'rendimiento', con un consumo que se sitúa sobre los 190 W medido en el enchufe. El ruido es de los mencionados 40.5 dB medido a unos 60 cm de la pantalla, y el rendimiento es de 178 f/s.

Los bloques segundo y quinto son el modo 'silencio'. Curiosamente empieza con un consumo alto, sobre los 225 W, para luego a mitad de la prueba caer a los 200 W. El rendimiento es de 168 f/s. El ruido que se alcanza es de unos 36 dB como máximo, y prácticamente no se notan.

Por último, el cuarto bloque es el modo 'turbo', con un consumo que se va a los 250 W y el ruido a los 52 dB. El rendimiento en esta ocasión es de 186 f/s. En otros juegos el consumo es ligeramente mayor en estos modos, sobre los 200 W por ejemplo en Cyberpunk 2077 en el modo 'rendimiento', y en otros menos exigentes será algo menos.

consumo_shadow_of_the_tomb_raider.jpg

De acuerdo con lo anterior, el modo 'turbo' da un 4.5 % más de rendimiento que el modo 'rendimiento', mientras que el modo 'silencio' pierde un 5.7 %. Debido al ruido, el modo 'turbo' aporta poco o nada, y el modo 'silencio' es un buen candidato al modo por defecto para cualquiera que juegue habitualmente sin auriculares. El modo 'rendimiento' no es mucho más ruidoso, pero puede molestar a los que se tenga alrededor.

La GPU suele consumir sobre los 95-100 W a esta resolución FHD mientras que la CPU consume sobre los 40-45 W, incluso bastante más según el momento, pero si se pasa a la «QHD+» del panel incluido el consumo de la CPU cae a los 35 W aproximadamente, mientras que el consumo de la GPU sube a los 105 W, con picos de 115 W. No llega nunca a los 140 W indicados por ASUS, por lo que puede haber un problema de configuración en los controladores del equipo, o del propio equipo, porque resulta un consumo curioso frente a lo publicitado.

img_5429.jpeg

Solo he conseguido que se ponga a 120-125 W en Furmark, pero en juegos nunca. Para que se vaya a los 140 W indicados por ASUS hay que activar el modo 'turbo' de consumo/ventiladores en Armoury Crate, en cuyo momento la GPU sí se queda de manera estable sobre los 140 W, con el ruido que ello conlleva.

En Shadow of the Tomb Raider con el modo de ventiladores 'rendimiento' y de funcionamiento 'definitivo' —solo GPU—, el consumo de la tarjeta gráfica se sitúa en los 95-105 W y el de la CPU puede llegar a los 85-115 W, por lo que sí puede llegar según el juego a unos 220 W totales consumo para los 240 W de TDP que teóricamente permite refrigerar el equipo. En The Witcher 3 a 2560 × 1600 píxeles funciona sobre los 105-110 W con algún pico a 115-125 W esporádico, pero la CPU se sitúa solo en unos 40-45 W, por lo que sigue lejos de los 240 W combinados. Hay algún tipo de limitación en juegos que hace que no se consigan los 140 W de consumo sostenido máximo anunciados por ASUS que sí se consiguen en Furmark.

Por último, a carga completa del equipo, en 'rendimiento' y 'definitivo', el ventilador de la CPU alcanza las 4800 r. p. m., el de la GPU las 4900 r. p. m., y el del sistema las 3900 r. p. m. El ruido máximo del equipo se sitúa sobre los 52 dB.

img_5430.jpeg

Un comentario sobre DLSS

Cuando he probado los juegos con DLSS el consumo del equipo ha subido. Si por ejemplo en Shadow of the Tomb Raider se sitúa sin DLSS sobre los 190-200 W, cuando se activa el DLSS se va hasta los 215 W en la primera parte de la prueba de rendimiento integrada y a los 240 W en la tercera parte. Son más fotogramas a procesar por la CPU.

En un uso normal la GPU suele andar sobre los 100 W —lejos de los 140 W de consumo máximo que se supone que tiene— y la CPU sobre los 45 W. Al activar DLSS el procesador pasa a consumir entre 60 y 100 W, incluso lo supera en momentos puntuales de la prueba integrada de Shadow of the Tomb Raider, mientras que el uso de la GPU baja a los 90 W. Hay una ganancia neta al usar DLSS, y aquí sí se nota la evolución que suponen estos Core HX de Intel, o de otra forma el DLSS no serviría de mucho en la mayoría de los juegos como ocurre en los portátiles de años anteriores.

En Horizon Zero Dawn se queda en unos 225 W durante toda la prueba en lugar de unos 200 W, y es nuevamente la CPU la que está consumiendo más para procesar los fotogramas extras, junto con tener que activar los núcleos tensoriales de la RTX 4070 para procesar los fotogramas.

Temperaturas

Las temperaturas en un juego como Cybepunk 2077, la CPU se sitúa sobre los 77 ºC (∆52 ºC) y la GPU sobre los 70 ºC (∆44 ºC). Los ventiladores funcionan a la misma velocidad y hay el mismo ruido. A esas velocidades los ventiladores no tienen ninguna molesta componente aguda, aunque se notan bastante porque están moviendo mucho aire, con un ruido sobre los 40.5 dB.

En cuanto a la temperatura del teclado, la zona de las teclas WASD se suele situar a unos 37 ºC (∆12 ºC), que se puede ir a los 40 ºC (∆15 ºC) si te pasas tres o cuatro horas jugando, con una temperatura ambiente de 25 ºC. No es nada molesto, aunque los chorros de aire caliente que expulsa por los laterales sí pueden molestar de vez en cuando si se tiene la mano del ratón cerca del portátil. Más por el que te dé el aire que porque salga caliente.

Potente y silencioso

conclusion.jpg

El ROG Strix G18 (2023) es parte de la nueva generación de portátiles con las RTX 40 de NVIDIA para lo cual se ha revisado su sistema de refrigeración, con muy buenos resultados. Que un equipo con una tarjeta gráfica tan potente como la RTX 4070 solo haga un ruido de unos 40 dB mientras se juega es muy bueno. Da prácticamente hasta el doble del rendimiento de una RTX 3060 (Max-P), y los equipos que la incluyen suelen ser bastante más ruidosos.

El problema es que incluso sin hacer nada, al final el equipo activa los ventiladores, y tienen una ligera componente aguda a muy bajas revoluciones aunque no es especialmente molesta para mí pero podría serlo para otros usuarios. También, cuando la GPU no está a carga completa o los ventiladores están en un funcionamiento bajo, se puede escuchar ruido eléctrico saliendo del equipo más la componente aguda de los ventiladores por no estar funcionando al máximo. Por ejemplo, mientras arranca un juego. Eso sí debería ser revisado.

El procesador es mucho más de lo que se necesita para la tarjeta gráfica. Bien es cierto que la pantalla que incluye es sensacional y que se puede usar sin problemas para trabajo profesional, ya sea diseño gráfico, webs o edición de vídeos y fotografías. Pero sigue siendo un equipo lanzado al sector jugón, y un Core i9-13980HX es matar moscas a cañonazos. Le sobra la mitad de núcleos para jugar y retransmitir partidas a la vez, pero este modelo aumenta el precio notablemente.

Los modos de uso que ofrece la aplicación Armoury Crate no son siempre útiles. No hay casi diferencia entre los modos de GPU de 'estándar' y 'definitivo', y luego el modo 'turbo' de consumo ofrece una modesta mejora de rendimiento para el ruido atronador que pasan a hacer los ventiladores. Si lo dejas en el modo 'estándar' y consumo en 'rendimiento', el equipo irá perfecto en el día a día. En caso de que lo uses mucho fuera de casa, el modo 'optimizado' será el idóneo, aunque se pierda un poco de rendimiento. Si te acuerdas de cambiarlo al 'estándar' al llegar a casa, pues bien, y si no tampoco pasa nada. No soy de los que están cambiando entre perfiles continuamente; prefiero dejar uno y olvidarme de ello.

En general el equipo es muy completo, con un buen sistema de refrigeración para mantener a raya las temperaturas de la CPU y GPU, con un modo estándar de funcionamiento que solo genera 40 dB jugando. El teclado me ha gustado más de lo habitual en este tipo de equipos, el panel táctil es bueno para trabajar, y la pantalla es posiblemente lo mejor del equipo, aunque no tenga un HDR real. Con su tamaño mucha gente podría prescindir de su sobremesa, e incluso de usar un monitor externo porque se ve todo suficientemente grande, incluso para trabajar.

Puntuación

8.8

sobre 10

Lo mejor

  • Alta potencia para jugar a FHD y QHD. Enorme potencia por vatio, un gran salto respecto a la generación anterior.
  • La pantalla es muy buena.
  • Poco ruido en carga completa mientras se juega, solo 39-40 dB medido a 60 cm de la pantalla.

Lo peor

  • No se van a aprovechar los 240 hercios en la inmensa mayoría de juegos.
  • Los ventiladores hacen un ligero ruido agudo a muy bajas revoluciones.
  • En juegos, la GPU siempre está lejos del consumo máximo de 140 W.