La estadounidense PNY tiene una buena serie de memoria DDR4 con iluminación y es la XLR8 Gaming Epic-X RGB, y en esta ocasión toca analizar unos módulos de DDR4 a 3200 MHz de esta serie después de haber analizado hace unos meses la de 3600 MHz. Vaya por delante que no hay grandes diferencias en cuanto a diseño, si bien son en la variante de color blanco, y por tanto siguen siendo una excelente opción para cualquier equipo.

Desembalado y características

Vídeo

Estos módulos de PNY llegan en una caja negra y roja con buena presencia, indicando claramente el tipo de velocidad y latencias que tienen así como su compatibilidad con otras frecuencias. En la parte posterior va alguna información legal y de garantía para evitar incluir algún panfletillo en su interior con estos datos. Al abrir la caja se pueden ver los dos módulos en una bandeja de plástico que a estas alturas debería ir siendo de cartón reciclado.

El kit es de dos módulos de DDR4 a 3200 MHz con unas latencias de 16-18-18-36 por lo que son bastante buenas para cualquier equipo. Están diseñados en color blanco con el logo de la serie XLR8 en negro y rojo y por tanto destaca mucho más que en la versión con el dispersor de calor en negro. Son unos módulos muy bonitos, de buen diseño y con un amplio difusor de luz de plástico en la parte superior.

Como es habitual, para usar el perfil de memoria a 3200 MHz hay que activarlo expresamente en el BIOS del equipo. Se puede comprobar que Windows lo ha detectado correctamente usando herramientas como CPU-Z y para hacer alguna prueba de estrés puntual para comprobar su estabilidad. Generalmente si no supera la comprobación del BIOS el equipo no arrancará y tras varios intentos volverá a la pantalla de configuración del BIOS. No habrá problema en su detección en cualquier placa base de los últimos años porque 3200 MHz no es precisamente una gran frecuencia de funcionamiento. En el equipo de pruebas no ha habido mayor problema en su detección.

Pruebas

xlr8.jpeg

Para analizar estos módulos he usado un equipo de pruebas con un Ryzen 7 5800X, placa ROG Strix X570-F Gaming de ASUS y una RX Vega 64, además de una serie de módulos adicionales con los que comparar sus resultados. Por tanto, los módulos probados y sus latencias son:

  • XLR8 Gaming Epic X (PNY): 3200 MHz, CL 16-18-18-38
  • Spectrix D60G (ADATA XPG): 3200 MHz, 16-20-20-39
  • Ballistix Sport (Crucial): 3200 MHz, 16-18-18-36
PCMark 10 Express (Esencial)
XLR8 Gaming Epic X
10415
Spectrix D60G
10341
Ballistix Sport
10235
PCMark 10 Express (Productividad)
Ballistix Sport
11038
XLR8 Gaming Epic X
10922
Spectrix D60G
10828
AIDA 64, escritura en memoria (MB/s)
XLR8 Gaming Epic X
25595
Ballistix Sport
25590
Spectrix D60G
25588
AIDA 64, latencia (ns)
Ballistix Sport
70,8
XLR8 Gaming Epic X
70,8
Spectrix D60G
74,6
Handbrake, en segundos
XLR8 Gaming Epic X
680
Ballistix Sport
681
Spectrix D60G
684
Rise of the Tomb Raider, en f/s
XLR8 Gaming Epic X
116,8
Ballistix Sport
115,5
Spectrix D60G
115,2
Cinebench R23, puntuación
XLR8 Gaming Epic X
15333
Ballistix Sport
15267
Spectrix D60G
15217

En los resultados se puede ver que en la práctica no hay grandes diferencias de rendimiento entre los tres tipos de módulos de 3200 MHz probados. Al final las compañías suelen usar los mismos chips de Samsung, Micron o SK Hynix y mientras se atengan a los estándares de la JEDEC deberían tener rendimiento similares. En el caso de los módulos XLR8, tienen una ligera ventaja en unas pruebas, sobre todo en juegos como The Division 2 o Rise of the Tomb Raider lo cual resulta curioso.

Puede haber más diferencias en la capacidad de subida de estos módulos, y es un apartado en el que estos están bastante bien. Se puede modificar su frecuencia a los 3400 MHz subiendo ligeramente las latencias y siguen siendo estables. No hay mucha mejora de rendimiento, si bien en Rise of the Tomb Raider se gana algo más de fotogramas por segundo, hasta los 117.2. Más allá de esos 3400 MHz es más difícil equilibrar la frecuencia y las latencias como para que haya una mejora real de rendimiento.

Conclusión

0_img_4760.jpg

PNY es una veterana del sector y tiene un buen saber hacer. Los XLR8 son unos módulos para aquellos que quieren la velocidad recomendada para los procesadores de Intel y AMD de 3200 MHz. Además son módulos bastante interesantes porque ahora mismo están sobre los 85 euros por esos 16 GB a 3200 MHz y CL 16 a 1.35 V, y además incluyendo iluminación ARGB. Es un precio bastante competitivo, y esta versión en color blanco me resulta mucho más bonita que la versión en color negro. Es ideal para un equipo con componentes en blanco, como la caja y la placa base.

La inclusión de 16 GB de DDR4-3200 en un equipo suele ser lo normal para equipos de gama media, con tarjetas gráficas como una RTX 3060 o RTX 3070, si bien en equipos con tarjetas gráficas más potentes puede ser más acertado comprar en estos días los 32 GB. Estos módulos están también disponibles en kits de 32 GB por 150 euros, que es un precio igualmente bueno para lo que aportan. Son una compra muy recomendable por prestaciones y esa iluminación RGB plenamente configurable en placas base de ASUS, ASRock, MSI y otras.

Puntuación

9.0

sobre 10