Apple inició la renovación de sus Mac con procesador propio ARM hace unos meses y se centró en dos portátiles y el Mac Mini de sobremesa. Ahora la compañía expande el uso del procesador M1 al iMac y aprovechar para ipadizarlo al establecer un diseño muy similar, colorido e igualmente fino. Personalmente no me gusta demasiado el nuevo diseño, pero he de añadir que me parece un gran todo en uno, por el poco peso que tiene, su poco tamaño y la potencia que le otorga el M1, entre otras novedades con que cuenta este rediseño.

Eso sí, solo renueva el iMac 24˝, que en realidad incluye una pantalla de 23.5 pulgadas —59.6 cm, que eso de las pulgadas nunca me dice nada; sería hora de pasarse totalmente al sistema métrico, fabricantes—. La resolución es de 4480 × 2520, cubre el 99.9 % de la escala de color P3 con un brillo máximo de 500 nits y me imagino que reproduce contenido HDR (de aquella forma) como las pantallas anteriores. En la parte superior de la pantalla hay una cámara FHD y le acompaña un sistema de tres micrófonos para centrarse en la voz del usuario y filtrar el resto de ruidos del entorno.

El tamaño del equipo es de 461 mm × 547 mm × 147 mm y pesa en torno a los 4.5 kg, gracias a la reducción de todas las tripas del equipo. La parte de la pantalla tiene solo 11.5 mm de grosor. La placa base es una ridiculez en comparación con la del anterior iMac, y el sistema de refrigeración son dos pequeños ventiladores finos en los laterales de la misma. Esa placa base y el sistema de sonido está integrado en la parte inferior de la pantalla. Flanqueando la placa base hay un total de seis altavoces, incluyendo dos de agudos y cuatro de graves.

captura_de_pantalla_2021-04-20_a_las_21.05.11.jpg

El procesador M1 es el de ocho núcleos normal, aunque en el modelo de entrada la gráfica integrada es de siete núcleos y en el resto de modelos de ocho núcleos. Se puede configurar con 8 GB o 16 GB de DDR4, y desde 256 GB hasta 2 TB de SSD.

En cuanto a los conectores, se reduce a dos Thunderbolt 4 en el modelo de entrada, y el resto añaden dos USB 3 tipo C adicionales. También dispone de una toma de 3.5 mm. El cargador es especial, entrega hasta 143 W, se conecta magnéticamente y el cable está forrado de tela trenzada. Ese cargador incluye una toma RJ-45. Cuenta con conectividad inalámbrica Bluetooth 5.0 y wifi 802.11ac.

Su precio parte de los 1449 euros, y por el producto que es y la potencia que tiene me parece bastante bueno. Eso sí, le falta versatilidad en las reparaciones pero para los que quieren ahorrar espacio en el escritorio —empresas, gente que solo hace ofimática, etc., el iMac sigue siendo el referente para ese nicho de mercado. Se venderá en colores azul, verde, rojo, gris, amarillo, naranja y púrpura.

Junto al iMac se proporcionan nuevos modelos del Magic Keyboard, Magic Mouse y Magic Trackpad. El teclado dispone de lector de huellas integrado y espero que incluya los interruptores tipo tijera de los actuales portátiles, que sería lo lógico. El ratón ahora está disponible en más colores para combinar con el equipo elegido, y el panel táctil lo mismo, con un diseño algo más redondeado para combinar mejor con el rediseño del teclado.