El prolífico fabricante Genesis de componentes y periféricos de PC cuenta en su catálogo con una buena cantidad de cajas de PC de todos los precios. Dentro de las que aportan un buen conjunto de características a un precio razonable se encuentra la Irid 505 ARGB que analizo en este artículo, y puedo avanzar que me parece bastante buena, aunque no exenta de pegas. Es una caja orientada a equipos de alto rendimiento pero al incluir cuatro ventiladores de serie es más bien para un público generalista que busque un equipo con bastante iluminación, y este la tiene.

Características, desembalado y diseño exterior

0_fullsizerender__1_.jpg

La Irid 505 ARGB llega embalada de la manera habitual, con un plástico protector, embutida entre tres piezas de poliestireno blanco y en una caja de cartón. Al sacarla se puede ver debidamente protegido el panel de cristal templado lateral con plásticos por ambas caras, que se sujeta a la caja con cuatro tornillos moleteados. El otro panel lateral es de acero y se sujeta con dos tornillos moleteados.

La caja es de las que están de moda actualmente con un frontal mallado para mejorar el flujo de aire al interior de la caja, pero en esa zona no hay ningún filtro especial para el aire. La caja mide 510 mm × 220 mm × 447 mm (al. × an. × pr.) por lo que es algo más corta de lo normal y algo más alta en proporción. No tiene mal aspecto exterior, está construida en acero de color negro con partes de plástico, y se la ve de construcción sólida.

Irid 505 ARGB de Genesis
FormatoSemitorre
Tamaño510 mm × 220 mm × 447 mm (al. × an. × pr.)
Peso6.95 kg
Placas baseATX, micro-ATX, mini-ITX
Puertos2× USB 3.0
2× USB 2.0
2× tomas de 3.5 mm
Ventiladores incluidoscuatro de 120 mm con ARGB
Posiciones ventilacióntres frontales de 120 o dos de 140 mm
dos superiores de 120/140 mm
uno trasero de 120 mm
Adaptado para refrigeración líquida
Unidades
2× 2.5/3.5 pulgadas (bandejas incluidas)
5× 2.5 pulgadas (dos bandejas incluidas)
Filtrosmagnético superior, malla frontal, filtro inferior retirable
Long. tarjeta gráficahasta 380 mm
Altura disipador CPUhasta 165 mm
Long. fuentehasta 190 mm
PVPR80 euros

La parte inferior dispone de cuatro patas con gomas para mejorar el agarre al suelo, y también se puede ver una rejilla de filtro retirable en la zona de la fuente de alimentación. Otras cajas más avanzadas, y caras, disponen de una bandeja retirable como filtro para facilitar sacarlo y ponerlo de manera más sencilla, pero debido a la orientación de la caja no se puede pedir mucho más. En la parte posterior hay para ocho ranuras PCIe con sus debidas tapas y tornillos. Hay un sistema de fijación de esas tapas o de las tarjetas que se pongan en su lugar con la habitual placa metálica con tornillo. Está a medio camino entre antirrobo y que quede más elegante esa zona.

En la caja se pueden instalar placas base hasta ATX, fuentes de alimentación de hasta 190 mm, disipadores de procesador de hasta 165 mm y tarjetas gráficas de hasta 380 mm. En el panel de conectores frontal hay dos USB 2.0, dos USB 3.0, dos tomas de audio de 3.5 mm, y botones de arranque, reinicio y control de la iluminación ARGB de los ventiladores preinstalados. Rota entre dieciesiete efectos distintos, que van desde colores fijos hasta ciclos de ARGB.

En cuanto a la bolsa con la tornillería y extras, es bastante normalita, tirando a lo justo para el equipo, aunque tampoco se necesita más. Incluye un pequeño altavoz por si se quiere poner a la placa base, los tornillos para placa base, unidades, tornillos soporte para la placa base y algunas bridas para organizar el pequeño caos de cables en la parte derecha del equipo. Como queda oculta no se le suele prestar atención, pero es una buena costumbre dejar todo en su sitio y debidamente sujeto.

Diseño interior

img_4043.jpg

El interior no es tan amplio como otras cajas de su altura debido a que es más estrecha, pero hay suficiente espacio para instalar radiadores de refrigeración líquida en la parte superior y que no tope con la placa base. En el interior de esta caja se pueden instalar dos ventiladores de 120/140 mm en la parte superior, tres de 120/140 mm en la parte frontal, y uno de 120 mm en la trasera. Teniendo en cuenta el frontal mallado, es más que suficiente para equipos de alto rendimiento.

Poniendo la atención en la zona de sujeción de la placa base se puede ver que está perfectamente indicado dónde van los tornillos separadores según el tamaño de la placa base. Los pasacables disponen de una goma para ocultar mejor esos cables hacia la parte trasera. También se puede ver que los cables de los ventiladores preinstalados están sueltos de manera bastante descuidada, al igual que ocurre con los cables por la parte de atrás de la plancha de sujeción de la placa base.

En esa zona está el concentrador de conexiones ARGB, en un batiburrillo de cables situados de cualquier forma. Va un poco en contra de la estética exterior e interior de la caja, que está cuidada, pero luego no tienen cuidado con estos pequeños detalles de los cables. Al final tendrá que ser el usuario final el que dedique un poco de tiempo a deshacer la madeja de cables que hay y colocarlos debidamente con bridas. Eso sí, me parece un buen concentrador de ARGB y ventiladores.

En la zona de la fuente de alimentación se puede ver la caja para las dos unidades de 3.5 pulgadas, para las que se incluyen sus propias bandejas. Al recibir la caja están ligeramente dobladas, pero al ser extraíble si no se necesitan sería buena idea sacarla para permitir más movimiento de aire del ventilador frontal inferior en esa zona. También se puede quitar para dejar más espacio para maniobrar con los cables de la fuente de alimentación en caso de ser modular o necesitar más espacio para ocultarlos ahí. En esa zona también hay una bandeja compartida para dos SSD de 2.5 pulgadas. Se puede posicionar otras dos un poco más a la izquierda, pero solo están los agujeros para los tornillos y no se proporcionan bandejas.

Entre las SSD tipo M.2 de las placas base, que las de cierto precio ya cuentan con dos, y las dos unidades de 2.5 pulgadas, cualquier usuario normal debería tener suficiente almacenamiento. No es una caja para aquellos que tienen unos cuantos discos duros, y de hecho es que estando en 2021 veo poco práctico instalar discos duros a los equipos. Las SSD están suficientemente baratas para el día a día, y una unidad de 1 TB de capacidad cuesta entre 90 y 100 euros. Para instalar aplicaciones y unos cuantos juegos da de sobra, porque el tema de series y películas sois legales y usáis los servicios de vídeo bajo demanda, ¿verdad?

Montaje

0_img_3364.jpg

Para el montaje de este equipo he recurrido a piezas que tenía de otras ocasiones, y eso incluye la placa base Racing B550GTA de Biostar, los módulos de RAM Spectrix D60G de ADATA, un Ryzen 7 3700X de AMD que casualmente tenía a mano —uso también su refrigeración de serie con ARGB—, una tarjeta gráfica RTX 2060 de NVIDIA, una SSD Spectrix S40G de ADATA para la placa base, otra SSD tipo 850 EVO de Samsung de otro equipo, y una fuente modular SS-520FL2 de Seasonic. Es más un popurrí de componentes por usar lo que tenía a mano que algo que montaría para mí, aunque el conjunto está equilibrado y con mucho color para apoyar el tipo de caja que es.

Una vez puesto manos a la obra lo primero que he detectado como extraño es que el cubreconectores trasero choca bastante con el ventilador trasero, por lo que habría que tener cuidado con ello. Eso me ha llevado a probarlo con otra placa base, una ROG Strix X570, y queda muy justa pero entra. Dificulta un poco el posicionamiento de la placa base, pero ni de lejos es un problema.

Curiosamente me ha tocado poner los tornillos separadores para placas base ATX ya que no estaban puestos. Solo tres de ellos, los de la parte derecha, porque los otros sí estaban, por lo que tampoco se puede decir que llegue preparada para las micro-ATX. En la placa base está perfectamente indicado en qué agujeros hay que ponerlos y vienen en la bolsa de tornillos.

El montaje de la fuente de alimentación es igualmente sencillo, aunque hay poco espacio para meter la mano y poner cómodamente los cables de esta fuente modular. Por tanto, si es modular habría que poner los cables primero y luego montar la fuente. Se sustenta sobre dos tiras de gomas con lo cual se asegura de que no se pasará vibraciones (y ruidos) innecesarios a la caja. La caja de las unidades de 3.5 pulgadas se puede retirar, y casi que sería la mejor idea para desahogar esa zona con los cables.

Para el montaje de las unidades de almacenamiento no hay mayor problema. La SSD tipo 2.5 pulgadas se sitúa bien en la bandeja que se sujeta a la parte posterior de la placa base. El pasacables con gomas hace que los cables que van a la placa base queden bien ocultos. Es un plus que haya de estos en la parte inferior y no solo en el lateral de la placa base, y también que haya ocho ranuras PCIe y no solo siete «por si acaso» se tiene una tarjeta PCIe de doble ranura para la última ranura de la placa base.

Disculpad el caos de cables del montaje pero las fotos las tomé antes de ponerme a apañarlo todo. Además que después de sacadas monté un equipo ligeramente distinto con un cambio de fuente de alimentación a una de 600 W y una RTX 2080 con expectativas de usar el equipo con una RTX 3080 para tomar valores y añadirlos a los análisis de tarjetas gráficas, en los apartados de rendimiento por procesador. Eso espero actualizarlo en los próximos días.

Puesto que el equipo incluye los ventiladores de serie, la única objeción quizás sea el amasijo de cables situados de cualquier forma en la parte posterior de la placa base. No es una zona que se vaya a ver, pero se podrían añadir velcros o algunas bridas preinstaladas para que no de una mala primer impresión al abrir la tapa derecha.

Por lo demás, en las fotos podéis ver el resultado final del montaje sin prestar atención a lo más importante para un equipo definitivo como es orientar bien los cables. El ventilador de serie del 3700X tiene entradas para regulación del RGB a través de la placa base, pero su posición hace que en algunas placas base pudiera quedar feo al pasar los cables por encima de la tarjeta gráfica o como es mi caso, en esta placa base tiene los conectores ARGB en la parte superior derecha. No es problema de la caja, es evidente, sino de la refrigeración y la placa base.

En cuanto a la iluminación ARGB, queda estupendamente en el equipo montado final. Junto con la iluminación de la refrigeración y los módulos de memoria, y la discreta de la tarjeta gráfica, el equipo parece una buena discoteca. Tiene su encanto, pero no podría tenerlo en mi equipo si no fuera porque los tengo debajo de la mesa. Si tuviera la caja encima seguramente me distraería demasiado. Sabéis que no soy muy amigo del ARGB porque suele conllevar cierto sobrecoste, pero en esta caja no parece ser el caso. El precio es bastante correcto para lo que lleva, incluido el concentrador de conexiones ARGB que requiere un SATA para alimentación.

Conclusión

0_img_3368.jpg

La caja Irid 505 ARGB me ha dejado con un buen sabor de boca. Me parece que estéticamente está bien y aquellos que busquen iluminación ARGB a raudales tienen de sobra. La inclusión del concetrador de conexiones de ventilador y ARGB es un buen añadido, y es uno bastante grande y completo. Hay otras cajas que meten uno con tres conexiones y punto.

Da una sensación un poco extraña que la caja sea más alta que larga, pero entran tarjetas gráficas grandes como las de triple ventilador. Puesto que se vende con ventiladores preinstalados, daría un poco de pena quitarlos para poner una refrigeración líquida. Se puede poner en la parte frontal de hasta 280 mm, pero no veo claro que en la parte superior haya espacio suficiente para una. Dependería bastante del grosor del radiados y los ventiladores, pero de comprar una la posicionaría en el frontal.

Los ventiladores incluidos tienen regulación automática y son de baja sonoridad. En carga completa hacen bastante ruido, pero en un equipo normal no debería de sobrepasar unos 32 dBA el equipo en reposo. En el montaje que he hecho se oye un ligero zumbido pero procede de la refrigeración del procesador ya que la tarjeta gráfica no hace ruido en reposo y la fuente de alimentación no lleva ventilador. En general el apartado de la sonoridad de los ventiladores está bien cubierto.

No hay ninguna cosa que me chirríe de la caja, salvo lo que he comentado de que deberían llegar los cables algo colocados. No digo ya totalmente colocados, pero «algo». La caja tiene detalles de calidad como el las gomas de los pasacables, las bandejas incluidas, el circuito de iluminación ARGB o el grueso panel de 5 mm de cristal templado. Es un modelo de caja que recomiendo bastante porque estéticamente es sencilla, con frontal mallado, resistente y con mucho color preinstalado.

Puntuación

9.0

sobre 10

Lo mejor

  • Ventiladores con ARGB de baja sonoridad.
  • Buen diseño y conjunto de características.
  • Un frontal mallado y cuatro ventiladores preinstalados prometen una buena refrigeración interior.

Lo peor

  • El filtro de aire inferior es un poco simple.
  • Los cables no están ni mínimamente colocados.
  • La veo limitada para sistemas de refrigeración líquida personalizados.