Corsair ha anunciado la serie 5000 de cajas de alto rendimiento, o al menos así las está promocionando. Está compuesta por el modelo base 5000D, el modelo con malla frontal 5000D AIRFLOW, y el modelo con RGB y concentrado RGB integrado iCUE 5000X RGB. El tamaño de ellas es el mismo, 520 mm × 245 mm × 520 mm (al. × an. × pr.) y pesan en torno a los 14 kg, más o menos en función del modelo concreto.

Se pueden instalar placas base E-ATX, ATX, micro-ATX y mini-ITX. Admite disipadores de hasta 170 mm de altura, tarjetas gráficas de hasta 420 mm y fuentes de hasta 225 mm. Permite la instalación de una tarjeta gráfica de dos ranuras PCIe de ancho en vertical, aunque el soporte, adaptador y cable se venden por separado.

La parte posterior de gestión de cableado está perfectamente cubierta, con zonas para velcros para recoger los cables, y dispone también de un concentrador de conexiones de seis ventiladores en el modelo base. En el iCUE 5000X RGB también tiene un concentrador ARGB.

Vídeo

En cuanto a la refrigeración, se pueden instalar tres ventiladores de 120 mm en el frontal o dos de 140 mm, tres de 120 mm o dos de 140 mm en la parte superior, uno de 120 mm en la posterior, y tres de 120 mm en el lateral derecho. Admite radiadores de refrigeración líquida de hasta 360 mm. Los dos modelos sin iluminación llegan con dos ventiladores de 120 mm preinstalados, mientras que el iCUE tiene tres ventiladores ARGB.

En el compartimento de la fuente de alimentación hay dos bandejas para unidades de 3.5 pulgadas, más otras cuatro de 2.5 pulgadas en la plancha de sujeción de la placa base. En el panel de conexiones frontal hay dos USB 3.0, un USB 3.1 tipo C, un conector de audio de 3.5 mm, y botones de arranque y reinicio.

Los modelos 5000D y 5000D AIRFLOW cuestan 154.90 euros, mientras que el iCUE 5000X RGB cuesta 189.90 euros.