El rumor del verano se ha centrado en la posible compra de Arm por parte de NVIDIA, y el rumor se ha hecho realidad. NVIDIA y SoftBank han publicado las bases de un acuerdo que va a convertir a NVIDIA en el dueño de la arquitectura de unidades centrales de procesamiento más importante de hoy en día. Tan importante es que hasta Apple la va a usar en sus propios procesadores para los Mac. El acuerdo alcanzado entre Nvidia y SoftBank cubre el coste inicial de compra y un nada despreciable añadido del 25 %.

Puesto que SoftBank adquirió la inglesa Arm por 32 000 millones de dólares, el montante final que tendrá que desembolsar Nvidia será de 40 000 millones de dólares. La forma de realizar el pago será con 21 500 M$ en acciones de Nvidia, 12 000 M$ en efectivo de los cuales 2000 M$ se pagarán a la firma del acuerdo, 1500 M$ en acciones para los empleados de Arm al cierre del acuerdo, y 5000 M$ si se consiguen ciertos objetivos económicos a pagar en efectivo o en acciones de NVIDIA.

El acuerdo alcanzado por ambas compañías tendrá que pasar el escrutinio de las agencias de regulación de la competencia. Por la importancia de ambas compañías no será un proceso rápido y podría demorarse hasta un año y medio. Los planes que tenga NVIDIA para Arm están por ver, porque solo ha delimitado la importancia de ambas compañías en el sector e la inteligencia artificial, pero deja caer que quiere expandir la presencia de Arm apoyándola con su propia tecnología en el mercado de consumo, y eso incluye móviles y PC. Por la apuesta de NVIDIA en los equipos para centros de datos, podría desarrollar procesadores específicos de alto rendimiento y bajo consumo para quitarse de en medio a Intel y AMD de sus equipos.

Se hace evidente que futuras versiones de núcleos ARM irían acompañadas de las arquitecturas gráficas de NVIDIA, o una combinación con las Mali de Arm. Eso ya se verá una vez se complete la compra, aunque se trataría de una respuesta a la irrupción de AMD en las unidades gráficas para móviles junto a Samsung, la cual se espera para 2021. Aunque el problema para el sector en realidad estaría en que Arm no es fabricante de chips —salvo algunos casos muy concretos y a muy pequeña escala— mientras que NVIDIA es uno de los principales productores.

NVIDIA menciona la inversión que hace anualmente en I+D, en torno a los 3200 M$, frente a los 500 M$ de Arm para justificar que será capaz de optimizar y reforzar la inversión en I+D de la compañía británica. También menciona el sistema de licencia de patentes de Arm y de royalties que consigue la compañía por procesador vendido usando su arquitectura como una importante fuente de ingresos, reforzada por una expansión de Arm en los centros de datos y el sector de los automóviles, vestibles, robots industriales y electrodomésticos. En total, apunta a competir en un sector que genera 250 000 millones de dólares de ingresos anuales para 2023, y obviamente quiere la mayor parte de ese pastel.