Xiaomi es un pequeño gran gigante de la electrónica, y su empeño en parecerse a Apple en los móviles y algún pequeño producto más es lo que motivó a sus fundadores en un primer momento, aunque con el paso de los años se ha convertido en un monstruo que abarca todos los sectores. El último producto que ha anunciado es único en su especie, al menos comercialmente hablando, ya que se trata de un televisor con panel OLED transparente. Sin mucha imaginación lo ha llamado en China «TV transparente», e internacionalmente lo ha presentado con un más largo «Mi TV LUX Versión Transparente». Los tiempos del «Mi Coche Con Cinco Puertas y Maletero» cuando se dedique a los coches están cada vez más cerca, acordaos de mí.

El panel tiene una diagonal de 1.4 m (55 pulgadas) con una resolución de 1920 × 1080 píxeles, un poco limitada para el tamaño que tiene, pero a dos metros de distancia no se verán los píxeles. Reproduce contenido de alto rango dinámico, cubre el 93 % de la escala de color DCI-P3, con color de 10 bits y tiene un refresco de 10 Hz. Además de que es una tecnología nueva, por lo que ya irá mejorando con el tiempo. Xiaomi se centra sobre todo en lo «bonito» de ver las imágenes flotando en el salón de tu casa, y ello debería hacer que optaras por gastarte los 49 999 yuanes que cuesta el televisor unos 6095 euros al cambio directo sin impuestos—. ¿No te convence Xiaomi?

El televisor integra en la base toda la electrónica para funcionar, y eso incluye un procesador 9650 de MediaTek de cuatro núcleos Cortex-A73 y unidad gráfica Mali-G52 MC1, con 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento. Incluye conectividad wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0, un RJ-45 y uno óptico de audio. Las conexiones de vídeo son tres HDMI, un AV compuesto, un DTMB —televisión digital terrestre de China y algunos otros países del mundo—, y dos puertos USB. Dispone de altavoces estéreo de 8 W.

Vía: Guru3D.