Intel va a introducir oficialmente en poco tiempo los procesadores Tiger Lake U para portátiles y es la primera generación realmente nueva que va a salir de las fábricas de la compañía después de mucho, mucho tiempo. Tiene una nueva arquitectura tanto de los núcleos de procesamiento como de la unidad gráfica integrada, siendo la primera la Willow Cove y la segunda la Xe. Han surgido multitud de rumores de que traerá una importante mejora de potencia gracias a una mayor ejecución de instrucciones por ciclo de reloj (IPC), y unas nuevas supuestas pruebas de un Core i7-1165G7 vuelve a indicarlo.

En las imágenes de más abajo podéis ver el rendimiento que tendría este procesador en SiSoft Sandra, así como una comparación con el actual Core i7-1065G7 en sus configuraciones de 15 W y 25 W de potencia de diseño térmico. Aunque abarca varias pruebas de cálculo, el rendimiento global andaría sobre el 52 % en ellas, por lo que apuntaría a que esos nuevos núcleos Willow Cove serían lo que necesita Intel para no dejarse arrollar totalmente por AMD en los próximos años. Estos resultados también implicaría que este modelo de 4N/8H estaría en línea con el rendimiento de un Ryzen 7 4700U de 8N/8H con motivo de esas mayores IPC que alcanza.

Intel también publicó y retiró un tuit indicando que en torno al 13 de agosto presentaría la arquitectura Xe, por lo que no debe andar muy lejos la presentación oficial de los Tiger Lake, de cuya arquitectura hablará la compañía en el Hot Chips que se celebrará a partir del 17 de agosto.

42331 bytes 11496 bytes 84340 bytes

Vía: Hot Hardware.