La Comisión Europea ha redoblado esfuerzo en la última década para ir eliminando poco a poco los paraísos fiscales dentro de la Unión Europea y eso ha hecho que se revisen a fondo las políticas de establecimiento de acuerdos tributarios con las grandes empresas estadounidenses. En lo referente a Apple, la Comisión Europea y la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, llegaron a la conclusión de que la compañía debía pagar 13 000 millones de euros en impuestos no cobrados por Irlanda debido a un acuerdo tributario considerado ilegal.

Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que la Comisión Europea no ha demostrado suficientemente que el acuerdo tributario entre Irlanda y Apple vaya en contra del Artículo 107 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea sobre ayudas estatales. No se ha demostrado que los acuerdos tributarios con Apple no se hayan dado de manera similar en otras empresas, y por tanto las dos subsidiarias de Apple involucradas no han recibido una ventaja económica selectiva y por tanto ayudas estatales.

La Comisión Europea ha salido a defender su posición indicando que, entre 1995 y 2015, Irlanda ha tratado favorablemente a Apple haciendo que, por ejemplo, «en 2011 la subsidiaria irlandesa de Apple obtuviera unos beneficios récord de 16 000 millones de euros pero bajo los términos de su acuerdo tributario solo pagara en torno a 50 millones de euros». También hace referencia a las sentencias del Tribunal de Justicia sobre asuntos similares como el de Fiat en Luxemburgo y Starbucks en Países Bajos en el que dictaminó en favor de la Comisión Europea, por lo que seguirán velando por que no se sigan otorgando ayudas estatales ilegales a las grandes empresas.

La resolución no es firme y puede ser recurrida.

Vía: 9to5Mac.