Glorious PC Gaming Race —Glorious para abreviar— es una empresa estadounidense dedicada a periféricos para jugar, y en su catálogo tiene ratones similares pero adaptados a distintas formas de tamaño y preferencias de agarre y peso. El Model D que voy a analizar en este artículo seguro que os resulta familiar porque no es muy diferente del Model O que analicé hace tiempo. Es un ratón orientado más a un agarre tipo palma, algo más alto, y en general con muy buena prestaciones como el anterior. Aquí podría terminar el análisis diciendo que es un ratón excelente, pero ya al haber podido probar un par de modelos de esta compañía tengo una mejor visión de cómo trabaja la compañía.

Desembalado y características

0_img_2275.jpg

La caja negra y naranja en la que se vende el Model D es bastante sencilla, con una bandeja en la que reposa el ratón, sin más aditamentos. Tampoco son necesarios. Este modelo está disponible en color negro y en color blanco, y ambos en acabado mate y brillo. El recibido para analizar es el modelo negro en mate, y es el tipo de modelo que prefiero para los ratones.

Este modelo es más grande que el Model O, ya que mide 128 mm × 67 mm × 42 mm frente a los 128 mm × 61 mm × 37.5 mm. No es una gran diferencia, pero esa mayor altitud y algo más de anchura hace que sea mucho más cómodo de agarrar para los que tengan un agarre tipo palma como es mi caso, por lo que es un ratón más idóneo para mí.

Model D de Glorious
Dimensiones128 mm × 67 mm × 42 mm
Peso68 gramos
ConexiónCable de 2 m
SensorPMW3360 de PixArt
Sensibilidad12 000 PPP (píxeles por pulgada)
Velocidad>250 PPS (pulgadas por segundo)
Aceleración50 G
Muestreo1000 Hz
Botonesdos principales, clic rueda, dos extras en el lateral izquierdo
Extrasiluminación ARGB
Manopara diestros
PVPR69.99 euros
PVP59.99 euros

El peso en este caso se queda en 68 g para el modelo mate y de 69 g para el brillo. Como viene siendo habitual, el bajo peso lo consiguen aligerando peso en el interior del ratón, pero también en la carcasa ya que tiene un diseño con agujeros en forma de panel, tanto en la parte superior como inferior, para eliminar el peso lo máximo posible sin poner en peligro su durabilidad. El resultado es que no se notan los agujeros hexagonales en el uso diario, pero son una vía para que el interior se llene de suciedad.

El ratón incluye el logo de Glorious Gaming en el lateral izquierdo y ponen el nombre de la compañía en el derecho. En torno a los laterales y en la ruedecilla del ratón hay iluminación ARGB, y me da la sensación de que alcanza un poco más de brillo máximo que en el Model O.

653970 bytes 698494 bytes 534392 bytes 797058 bytes 696706 bytes 575046 bytes 380218 bytes 357599 bytes 304230 bytes 566145 bytes 538822 bytes 484722 bytes 537690 bytes 519967 bytes 455980 bytes 472661 bytes 646797 bytes 344000 bytes 325410 bytes

El diseño del ratón es para diestros, con un botón adicional en la parte superior y dos más en el lateral izquierdo. La ruedecilla solo tiene clic central, y suelo echar en falta los clics laterales en la mayoría de ratones por comodidad. El cable de conexión es de 2 m acabado en un USB tipo A, y está forrado de tela trenzada.

En cuanto al sensor, es el mismo PWM3360 de PixArt que utiliza la compañía en el Modelo O, por lo que no hay diferencias en su uso. Es un sensor óptico que alcanza una sensibilidad de 12 000 píxeles por pulgada, con una velocidad máxima de 250 pulgadas por segundo y una aceleración de 50 G. Es preciso y más que suficiente para la mayoría de jugones, ya que además la mayoría de a los que gustan los juegos de tiros usarán una sensibilidad baja, en ocasiones muy bajas, para tener mayor precisión con ciertas armas —al usar mirillas sobre todo—. Un sensor de más sensibilidad puede ser útil en disposiciones de tres monitores, pero en juegos no suele ser necesario. En última instancia suelen ser más importantes los parámetros de velocidad y aceleración, y en este caso son buenos.

Software de configuración

001.jpg

El programa de configuración de Glorious se descarga desde la web de la compañía en caso de que se quiera personalizar sus parámetros, pero el ratón es perfectamente utilizable sin tenerlo instalado en el equipo. Aunque la aplicación funciona bien, la primera pega que le tengo que poner es que en un monitor 4K en Windows 10 configurado el escritorio al 200 % de densidad —FHD en la práctica, pero todo supernítido— el programa se renderiza como si el escritorio fuera 4K, por lo que se ve todo muy pequeño. Es algo que Glorious todavía tiene que corregir.

Entrando a valorar el programa de configuración, se puede gestionar todos los aspectos del ratón, desde la iluminación hasta la sensibilidad del ratón, pasando por la configuración de los botones adicionales. Se pueden crear distintos perfiles de configuración que quedarán almacenados en el ratón.

También se puede modificar el «tiempo de rebote», que se aplica a los botones principales. Cuando se pulsa un botón principal se pueden producir clics adicionales y por eso todos los ratones establecen un tiempo en el que esos clics adicionales no se tienen en cuenta. Por defecto se sitúa en los 10 ms, que es lo razonable, pero según el sistema operativo y los hábitos del usuario puede ser interesante reducirlo a pesar de aumentar el riesgo de detectarlo como un doble clic, o ampliarlo para evitar ese doble clic. Es una característica interesante aunque para jugones avanzados.

104039 bytes 92546 bytes 90105 bytes 91442 bytes 96308 bytes 71895 bytes

Ligero, fiable y lleno de color

0_img_2292.jpg

Como he dicho desde el comienzo, el Model D es una versión del Modelo O pero con distinto tamaño y para otro tipo de agarre. Esta variedad de modelos para adaptarse a distintos tipos de usuarios siempre es bienvenido, y en mi caso lo agradezco mucho más ya que los ratones más bajos y más adecuados para agarres tipo garra o yemas no son de mi gusto. Siempre tiendo a intentar agarrarlos con la palma y por tanto estoy incómodo la mayor parte del tiempo que los uso. Todos mis ratones en casa y el trabajo son grandes y altos, más adecuados para un agarre tipo palma.

En cuanto a las pegas, el Modelo D es totalmente liso, por lo que si suda mucho la mano se puede escapar un poco, pero en ese caso también se puede producir algo más de suciedad en el panal de la parte superior. Pero más allá de eso, el ratón no tiene problemas en su uso, y como mucho se podría ver su PVPR como algo alto (70 euros) aunque en tiendas se puede encontrar sobre 55 o 60 euros —y no necesariamente Amazon, sino en otras que trabajan con la distribuidora Caseking—.

Sea como sea, el Model D me parece un ratón excelente, con un buen sistema de iluminación ARGB personalizable, un sensor excelente para el jugón medio y avanzado, y con un buen programa de configuración aunque le tengan que dar un repaso en cuanto a su aspecto —y a ser posible fusionar todas las aplicaciones de configuración de sus productos en una sola—. Tiene buena ergonomía para los que busquen un ratón de este tipo de tamaño y forma de agarre, aunque es algo básico en cuanto a botones y otros extras.

Puntuación

9.3

sobre 10