AMD anunció hace un par de semanas los procesadores Ryzen 3 3100 y Ryzen 3 300X para diversificar aún más la franja de precios de los 100 a 150 euros. Por alguna extraña razón que podría tener que ver con la salida del mercado de los Ryzen 1000 con arquitectura Zen, si bien el Ryzen 5 1600 revisión AF con Zen+ ha subido de precio de 100 euros a unos 115-120 euros. Sea como sea, los dos nuevos competidores son suficientemente buenos para donde se enmarcan.

Sea como sea, la puesta a la venta de los Ryzen 3 3100 y 3300X (ambos 4N/8H, 3.9 y 4.3 GHz, 65 W de TDP) hace que su PVPR de 100 dólares y 120 dólares se transforme inicialmente en España en un PVP de 110.90 euros y 133.90 euros, por lo que mientras que baja su precio se pueden obviar teniendo el Ryzen 5 2600 (6N/12H, 3.9 GHz) a 129 euros o el Ryzen 5 2600X (6N/12H, 4.2 GHz) de 150 euros. Tener tantos procesadores en un margen tan estrecho de precios es una locura.

La principal diferencia entre el 3100 y 3300X reside en realidad en la configuración de los núcleos. El chíplet del 3100 hace uso de dos complejos de núcleos (CCX) teniendo solo dos núcleos activados en cada uno por lo que la caché de 16 MB no es común a todos (son 8 MB para cada grupo de dos), y el 3300X solo hace uso de un CCX con los cuatro núcleos activos y por tanto los 16 MB de caché de nivel tres es común a todos ellos.

41173 bytes 41338 bytes 42327 bytes 40370 bytes 42695 bytes 38597 bytes 41275 bytes

Como se puede ver en los resultados en computación general anteriores, el Ryzen 3300X es en torno a un 10 % más potente que el Ryzen 3 3100 por ese cambio, y a la postre es mejor en general que el Core i7-7700K —de 305 dólares de PVPR cuando llegó en enero de 2017— de misma configuración de núcleos y similares frecuencias al 3300X. Esto demuestra lo mucho que ha avanzado AMD en el terreno de los procesadores, pero también lo mucho que han bajado de precio gracias a la renovada competencia. Si AMD no hubiera despertado, Intel todavía estaría vendiendo procesador de cuatro núcleos de 300 euros.

En juegos la situación se repite, y el Ryzen 3 3300X es mejor en general que el 7700K, y está por encima también del Ryzen 5 2600 de precio similar. Por tanto, el 3300X parece un procesador interesante para tener un buen rendimiento en juegos pero manteniendo un rendimiento bueno en otras tareas de renderizado o computación en general, aunque en esto último el Ryzen 5 2600 sea mejor. Pero como digo, para jugar y trabajar no está mal, aunque hay que esperar a que baje un poco de precio. Sería mucho más interesante sobre los 110-115 euros.

Por lo demás, el consumo de estos procesadores en carga completa, teniendo en cuenta solo el paquete y no todo el equipo, se sitúa sobre los 60 W (R3 3100) y 75 W (R3 3300X) frente a los 65 W de potencia de diseño térmico (TDP) que tienen.

41371 bytes 40037 bytes 40761 bytes 40088 bytes 39814 bytes 37692 bytes 39267 bytes

Vía: AnandTech.