AMD ha informado de que en noviembre de 2019 fue el objetivo del pirateo de uno de sus servidores, poniendo en manos de los piratas material sensible de la compañía lo que incluye el código fuente para usar sus chips gráficos Navi 10, el próximo Navi 21 y Arden, siendo esta última la incluida en la Xbox Serie X. En diciembre el pirata contactó con AMD para pedirle 100 millones de dólares bajo la amenaza de publicarlo todo en internet.

Puesto que AMD no pagó, terminó publicándolo en un repositorio de GitHub, el cual fue eliminado tras realizar la compañía una notificación de la Ley de Derechos de Autor de la Era Digital (DMCA). La compañía lo puso en conocimiento de la policía, y es conocedora de que el pirata no ha publicado una parte de los archivos. Aun así, AMD no cree que la tecnología robada sea central para la seguridad o competitividad de sus productos.

Vía: EnGadget.