Motorola ha presenta un nuevo miembro de su gama media para 2020 y es el Moto G8. Lo hace después de haber presentado otros de la serie como el Moto G8 Play hace unas semanas, pero en eencia es un dispositivo similar y sin grandes diferencias estéticas con respecto a lo que ya hay en el mercado. Todos los móviles que están llegando son prácticamente clones unos de otros.

La pantalla incluida es de 16.3 cm (6.4 pulgadas) de tipo IPS con resolución de 720 × 1560 píxeles, con un balazo en la esquina superior izquierda para la cámara frontal de 8 Mpx y ƒ/2.0. El diseño del móvil está hecho con una capa repelente de agua, y tiene un conector de 3.5 mm y un USB tipo C para cargar la batería de 4000 mAh con 10 W (5 V y 2 A), por lo que llevará algo menos de tres horas en recargarla totalmente.

El procesador es un Snapdragon 665, con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, además de lector de tarjetas micro-SD de hasta 512 GB compartido la posición de una segunda tarjeta SIM. Tiene wifi 802.11 b/g/n —banda simple, 2.4 GHz, lo cual es un poco decepcionante— y Bluetooth 5.0. Tiene Android 10 preinstalado.

La cámara trasera tiene tres sensores. El principal es de 16 Mpx y ƒ/1.7 que puede grabar vídeo a 4K y 30 f/s; el secundario es de 2 Mpx y ƒ/2.2 para fotomacrografía; y el terciario es de 8 Mpx y ƒ/2.2 para gran angular. No parece que vaya a destacar por su calidad fotográfica. A la derecha de la cámara trasera tiene un lector de huellas dactilares.