A pesar de la creciente competencia por parte de AMD en el sector de los procesadores, Intel ha vuelto a tener un gran último trimestre de 2019. Ingresó 20 200 millones de dólares, frente a los 18 700 M$ del mismo trimestre de 2018. Los beneficios también aumentaron hasta los 6900 M$ frente a los 5200 M$, si bien el margen bruto descendió desde el 60.2 % hasta el 58.8 %.

En el caso de la división de Computación de Cliente, donde se engloba la venta de procesadores, aumentó sus ingresos un 2 % hasta los 10 000 millones de dólares. Aumentó la venta de procesadores un 7 % pero su precio medio bajó un 4 %, si bien las ventas de procesadores de portátiles bajaron un 1 %.

El grupo de Centros de Datos aumentó sus ingresos un 19 % hasta los 7200 M$, el grupo de Internet de las cosas mejoró un 16 % hasta los 1160 M$, y los ingresos de su filial Mobileye aumentaron un 20 % hasta los 229 M$. Las ventas de la división de Soluciones de Memoria No Volátiles mejoraron un 10 % hasta los 1200 M$ interanualmente, pero bajaron un 7.7 % intertrimestralmente. La mayor bajada fue la del grupo de Soluciones Programables, dedicada a FPGA y soluciones similares, que se dejó un 17 % de ventas quedándose en los 505 M$.

Vía: AnandTech.