ADATA tiene una buena cantidad de unidades de estado sólido (SSD) en el mercado, pero hoy en día me parecen bastante más interesantes las externas que las internas. Cada vez más gente ha cambiado el chip para pensar en que el almacenamiento de su información es mejor tenerla en unidades externas, y con el avance y abaratamiento de las SSD ya no hay que fijarse solo en los discos duros.

El modelo SD600Q es una SSD pequeña y rápida que puede llamar la atención de muchos potenciales compradores que deseen una unidad de cierta capacidad para archivos grandes, como películas o series, pero que sirve por igual para combinarla con los PC y las consolas para instalar juegos en ellas.

SD600Q: desembalado y características

0_img_1522.jpg

La SD600Q es una SSD externa de pequeño tamaño, vendida en un paquete negro con todo lo necesario para que funcione, y no es que necesita nada más allá de la propia unidad y un cable. En este caso, la SSD tiene una conexión USB 3.2 gen. 1 —que es el antiguo USB 3.0, y me referiré a esta conexión por este último nombre—. En un lateral tiene un conector USB micro-B, y se proporciona con esta SSD un cable USB tipo A a USB micro-B. Para funcionar necesita una conexión de 5 V y 900 mA.

El tamaño de la SSD es de 80 mm × 80 mm × 15.2 mm, y pesa apenas 60 gramos, con un diseño en color azul y negro con textura, si bien la carcasa es de plástico agradable al tacto. En cuanto a otras características, puede funcionar idealmente en ambientes con una temperatura entre los 5 ºC y 50 ºC. Su diseño es de una unidad externa resistente a caídas y otras eventualidades, por lo que es un extra ciertamente interesante.

280792 bytes 210484 bytes 222148 bytes 288936 bytes 246096 bytes 262804 bytes 215707 bytes 134224 bytes 128605 bytes 190485 bytes

La interfaz interna de la SSD es SATA, con el habitual puente SATA3-USB usado en este tipo de unidades externas. Como se ve en CrystalDiskInfo, es compatible con funciones SMART (tecnología de información y análisis de automonitorización), APM (gestión avanzada de alimentación), NCQ (encolamiento nativo de comandos) y TRIM.

La unidad tiene una velocidad de lectura/escritura secuencial máxima en torno a los 500 MB/s, por lo que habrá que mirar las pruebas de rendimiento en PC para saber el funcionamiento que se puede esperar en lectura/escritura aleatoria de archivos pequeños de un tamaño de 4 KB. No se indica tampoco el controlador utilizado, si bien utiliza memoria NAND 3D de tipo TLC, y se acompaña de una garantía de tres años.

Pruebas

productgallery6843.jpg

Las pruebas de rendimiento en PC se centran en la conexión USB 3.0 en una placa base Z370-F Gaming ROG Strix de ASUS con un Core i7-8700K. En el puente SATA3-USB suele haber una cierta pérdida de transferencia máxima debido a las codificaciones de los datos y a cierta limitación en la transferencia de los mismos que impone el estándar USB, pero se puede ver que los resultados de utilizar esta SSD externa es similar a la de otras muchas SSD internas, y por lo tanto tiene buenos resultados de rendimiento, incluido en el aleatorio de lectura/escritura de archivos pequeños.

En las siguientes imágenes se puede ver que el rendimiento de lectura/escritura secuencial supera lo indicado por la compañía, alcanzando los 304.5/261 MB/s de lectura/escritura secuencial en vez de los 440 MB/s máximos indicados por la compañía, y en aleatorio alcanza, sobre USB 3.0 en el peor caso los 16.79 MB/s, que para una SSD externa son valores normales. En la prueba ATTO sí se ve que en lectura puede alcanzar esa velocidad máxima indicada por la compañía.

93736 bytes 161858 bytes

Conclusión

productgallery6854.jpg

Los tiempos cambian y las necesidades del almacenamiento interno de un PC también. Muchos prefieren ahora equipos más compactos ya que no necesitan tanto almacenamiento interno al disfrutar de servicios de vídeo bajo demanda, y por tanto es más útil tener unidades externas para cambiar sin problemas entre un portátil y un sobremesa. El de las unidades SSD externas es un mercado en auge, aunque no sea por ahora mayoritario. y uno en el que necesita más modelos de calidad y económicos como este SD600Q.

El modelo de 480 GB comentado en este análisis tiene un coste en torno a los 80 euros, que son unos 16 cts./GB, lo cual es un buen precio viendo el de las unidades SSD internas. La ventaja de comprar una SSD externa ya preparada en lugar de una SSD y una caja adaptadora externa es que no va a haber ningún tipo de problema con el puente SATA-USB.

La SD600Q, además de buenas velocidad de transferencia, tiene un diseño resistente a prueba de golpes que, si bien no tiene partes móviles como los discos duros, sí que protegerá bien a la unidad en sí de caídas gracias a sus esquinas con goma. En general la SD600Q es una unidad excelente y totalmente recomendable, que además tiene un tamaño muy pequeño y por tanto se puede llevar en el bolsillo a cualquier parte.