Lenovo ha presentado una nueva caja para tarjetas gráficas externas, y probablemente sea la más interesante por ahora por prestaciones y por precio. Tiene un tamaño de 212 mm × 172 mm × 365 mm y un peso de 8.5 kg, y su carcasa está hecha íntegramente de aluminio. Tiene espacio en su interior para tarjetas gráficas con un ancho de tres ranuras PCIe, o 300 mm × 150 mm × 60 mm como máximo.

Incluye una fuente ATX de 500 W, la cual permite proporcionar hasta 100 W a través del cable Thunderbolt 3 de la conexión con el equipo anfitrión. En el panel trasero cuenta con dos USB 3.0, un USB 2.0, un HDMI adicional, un RJ-45 y el de la toma de corriente. Aún más interesante es que en la caja se puede instalar una unidad de 2.5 o 3.5 pulgadas, así como dos unidades SSD de tipo PCIe.

El Legion BoostStation costará 250 dólares sin tarjeta, y se ofrecerá en un lote inicialmente con gráficas GeForce RTX 2060 y Radeon RX 5700 XT por un precio no indicado. Estarán disponibles a partir de mayo.