Lenovo ha presentado en su serie Legion el interesante ultraportátil Legion Y740s, hecho íntegramente en aluminio negro, con buenos acabados. Tiene un tamaño de 356 mm × 251.8 mm × 14.9 mm y un peso de 1.7 kg, por lo que no es el ultrabook más fino, pero sí es de los más potentes. Se puede configurar con un Core i5-9300H, Core i7-9750H o un Core i9-9880H, por lo que en este terreno no le faltará potencia.

En cuanto a la tarjeta gráfica, se limita a la integrada del procesador, porque está pensado para usarse con tarjetas gráficas externas (eGPU) a través de cualquiera de sus dos puertos Thunderbolt 3 —o a través de los dos si es que se quiere usar dos eGPU—. Cuenta con 16 GB o 32 GB de memoria, y de 256 GB a 1 TB de almacenamiento de estado sólido.

Para la pantalla hay dos opciones. La primera es un panel IPS de buena calidad de 39.6 cm (15.6 pulgadas) con resolución de 1920 × 1080 píxeles y brillo máximo de 300 nits que interpreta imágenes de alto rango dinámico (Dolby Vision) y cubre el 100 % de la escala de color sRGB. El otro panel es del mismo tamaño, pero con resolución de 3840 × 2160 píxeles que cubre el 100 % de la escala Adobe RGB —buena para fotógrafos y otros diseñadores—, con brillo máximo de 600 nits y dispone de certificado DisplayHDR 400.

En cuanto a la conectividad, dispone de wifi 802.11ax, Bluetooth 5.0, dos puertos USB 3.1, un lector de tarjetas SD y un conector de audio de 3.5 mm. El portátil incluye altavoces estéreo de 2 W con sistema Atmos de Dolby, así como una batería de 60 Wh que quizás sea algo baja para un equipo que debería tener buena autonomía. El teclado cuenta con anti toques fantasma con una sensación táctil mejorada, aunque sean los habituales interruptores de tijera de los portátiles.

Su precio parte de los 1100 dólares cuando se ponga a la venta en mayo.