Lenovo ha presentado otro monitor más en el CES 2020 —las compañías se están centrando mucho en los monitores—, y es el G32qc-10. Este no tiene un aspecto para juegos y por tanto no cae en la serie Legion, pero sí que es para jugar. Tiene un panel curvo con índice de curvatura 1500 R de 80 cm (31.5 pulgadas) con resolución de 2560 × 1440 píxeles.

Cubre el 72 % de la escala de color NTSC y el 100 % de la sRGB, con un brillo máximo de 350 nits y contraste estático 3000:1. Su refresco es de 144 Hz y su tiempo de respuesta de 4 ms, e implementa el refresco adaptable FreeSync de AMD.

El pie del monitor permite ajustar la inclinación del panel entre los –5º y +22º, y su altura +130 mm, o se puede sustituir por un soporte VESA de 100 × 100 mm. Incluye un conector HDMI 2.0, un DisplayPort 1.2 y uno de audio de 3.5 mm.

Su precio es de 320 dólares y se pone a la venta en marzo.