EVGA no saca muchas placas base al mercado, pero las pocas que presenta suelen ser bastante buenas. La SR-3 Dark es un modelo de primera línea para los últimos procesadores Xeon, y por tanto más que adecuada para el Xeon W-3175 de 28 núcleos. Es una placa base en formato E-ATX de 33 cm x 30.5 cm, con seis bancos de memoria DDR4 para hasta 192 GB en módulos de 32 GB.

La PCB está creada en dieciséis capas para mejorar el diseño de la circuitería para la orientación de gama alta de este modelo, y el sistema de alimentación del procesador consta de veinticuatro fases. Externamente se puede alimentar mediante cuatro conectores de ocho pines, los cuales además se conectan en horizontal, junto al ATX de veinticuatro pines, en lugar de en vertical, para mejorar la refrigeración evitando poner tapones para el paso del aire y facilitar el conexionado de los cables.

La memoria DDR4 se puede usar de al menos 4000 MHz, más la subida adicional que permita el equipo. Para asegurar la refrigeración de los componentes, dispone de un bloque de agua preinstalado que cubre tanto el chipset como los módulos de regulación de voltaje (VRM), con suficiente disipación en caso de que no se use refrigeración líquida en el equipo. Otros detalles incluyen unos indicadores led para información del autoprueba de arranque (POST), configurables en el BIOS del equipo, y otros ledes en la placa base para información del estado de los módulos de RAM y PCIe.

La placa tiene dos ranuras M.2 para unas SSD en formato hasta 22110, ocho SATA3, y cabezales de USB 2.0 y 3.0, más multitud de cabezales de cuatro pines para ventiladores y bloques de agua, entre otros. En el panel trasero dispone de tres conectores RJ-45 para dos conexiones 2.5 Gigabit Ethernet y otra de 1 GbE, con controladores de Intel. Tiene ocho USB 3.0, un USB 3.1 y un USB 3.1 tipo C, más conectores de 3.5 mm y SPDIF. Dispone de seis ranuras PCIe 3.0, cuatro hasta a ×16 y dos hasta a ×8, por lo que sirve para sistemas de cuatro tarjetas gráficas en SLI o CrossFire.

Vía: TechPowerUp.