HyperX, la marca jugona de Kingston, ha puesto en el mercado el Alloy Origins Core que está orientado a aquellos que quieran un teclado compacto y transportable. Tiene un tamaño de 360 mm × 132.5 mm × 34.5 mm y un peso de 900 g, con cable retirable. El incluido es un USB tipo C a tipo A, y el conector en el propio teclado es un USB tipo C.

Las teclas disponen de retroiluminación individual y configurable a través del programa NGenuity de HyperX. Los interruptores son de HyperX de tipo rojo, las cuales son similares a los MX rojos de Cherry: son lineales con una fuerza de actuación de 45 gF, un recorrido de actuación de 1.8 mm y un recorrido total de 3.8 mm. Están tasados para durar más de 80 millones de pulsaciones.

El teclado tiene seguidilla completa (n-key rollover) para no tener problemas en la detección de la pulsación individual de teclas. El cuerpo del teclado está hecho enteramente en aluminio negro. Las patas del teclado aportan dos alturas adicionales a 7º y 11º, si bien no se incluye un reposamuñecas con él.

Su precio es de 89.90 euros.