ASUS ha pasado por el tinte blanco a su clásica ROG Strix para crear una edición en este color conocida como, sin demasiada imaginación, RTX 2080 Ti ROG Strix White. El modelo es exactamente igual en características a los anteriores, pero cambian los distintos detalles, incluidos los de la placa trasera de refuerzo.

Con una anchura de 2.7 ranuras PCIe y un tamaño total de 305 mm × 130 mm × 54 mm, este modelo incluye tres ventiladores semipasivos de 90 mm en blanco con empuje axial, o dicho de otro modo, que están cerrados todo a su alrededor por lo que el aire se empuja totalmente en dirección axial sin pérdidas.

El grueso disipador de aluminio está atravesado por múltiples caloductos de cobre, y el peso de esta tarjeta se sitúa en torno a los 1.5 kg. La carcasa frontal dispone de varias zonas de iluminación RGB, aunque es más bien bastante básica. En cuanto a las conexiones, dispone de dos HDMI 2.0b, dos DisplayPort 1.4 y un DVI-D.

La unidad gráfica incluida tiene una frecuencia turbo máxima es de 1770 MHz, aunque ASUS indica que podría alcanzarse los 1780 MHz gracias al sistema de alimentación, que cuenta además con dos PCIe de ocho pines, y que por tanto tendrá un consumo en torno a los 300 W. La tarjeta llega con una subida a 1740 MHz, y el resto se consigue mediante alguna herramienta de overclocking.

Su precio se situará en torno al de la RTX 2080 Ti ROG Strix normal, y eso son unos 1500-1600 euros.