Razer anunció durante el verano el Viper, un ratón que cambiaba los interruptores de los botones principales por unos de tipo óptico, siendo además un modelo ultraligero. Pero ni corta ni perezosa, la compañía decidió llevar ese diseño al entorno inalámbrico creando el Viper Ultimate que analizo en este artículo.

El modelo es similar en cuanto a tamaño y prestaciones, aunque la conectividad inalámbrica es lo que más destaca de este ratón. Presentado en la habitual caja negra y verde de los productos de Razer, además del ratón en sí se incluye una base de carga y el habitual manual de instrucciones más las pegatinas del logo de Razer.

El ratón en sí tiene un tamaño de 117 mm × 71 mm × 38 mm y está fabricado en el habitual plástico de color negro de alta calidad que usa la compañía, y eso le da un tacto estupendo. En los laterales dispone de zonas de agarre de goma.

Lo que más choca de este ratón para los que estén acostumbrados al habitual ratón para juegos es su poco peso. Es algo superior al Viper, con 74 g, y eso hace que parezca un poco de juguete. Pero a su vez, junto con las almohadillas deslizantes de la parte inferior, hace que sea uno de los ratones con menor fricción de los que he probado hasta ahora, por no decir el que es el que mejor se desliza.

Viper Ultimate de Razer
Dimensiones117 mm × 71 mm × 38 mm
Peso74 gramos
Conexióncable de 2.1 m, adaptador USB inalámbrico
SensorFocus+ de Razer
Sensibilidad20 000 PPP
Pulgadas por segundo659 PPS
Aceleración50 G
Muestreo1000 Hz
Botonesdos principales, clic central, botón en la parte superior, dos extras en cada lateral
Extrasiluminación RGB personalizable en una zona
Manopara diestros y zurdos
PVPR169 euros

En cada lateral del ratón dispone de dos botones adicionales, más el clic de la rueda, la cual tiene una dureza justa para dar una sensación buena de uso. En la parte inferior del ratón hay un interruptor para activar o desactivar la conexión inalámbrica, así como un botón para cambiar entre los cinco perfiles que se pueden guardar en el propio ratón a través del programa Synapse 3.0.

El sensor óptico Focus+ es el más avanzado que tiene Razer hasta la fecha, siendo óptico con una sensibilidad de 20 000 PPP, una velocidad de 650 PPS y una aceleración de 50 G. En el día a día, el uso de este sensor da la sensación que es matar moscas a cañonazos, con máxima fluidez de movimiento, y se puede apreciar que es más preciso que otros sensores, incluso otros de la propia Razer.

En esa fluidez tiene mucho que ver esos 650 pulgadas por segundo a la que puede detectar el movimiento este sensor. Es una medida de la cantidad de desplazamiento que puede detectar el sensor antes de fallar, y cuanto más rápido sea más preciso será en el seguimiento del movimiento. No hay críticas posibles al sensor de este ratón.

De los dos botones principales con interruptores ópticos ya hablé en el análisis del Viper, y por tanto solo diré que estos eliminan cualquier posible pulsación de rebote que pueden introducir los interruptores normales. Esto tiene como consecuencia que el clic es inmediatamente interpretado por el equipo, y se gana velocidad. En la práctica no es que lo vaya a notar mucho un usuario normal, pero sí que se nota un nosequé que hace que el Viper Ultimate responda algo más rápido.

La conexión inalámbrica se realiza mediante un adaptador USB y funcionando en la banda de los 2.4 GHz. El adaptador se guarda en en hueco con tapa en la parte inferior del ratón. Para facilitar su uso inalámbrico, se incluye una base de recarga el cual tiene un puerto USB tipo A para poner el adaptador, y también tiene un puerto micro-USB para ponerle el cable de 2.1 m de longitud que va al PC.

De este modo se puede poner la base cerca del ratón para evitar posibles problemas de conexión. En el día a día esa conexión inalámbrica es totalmente estable y no he notado ningún tipo de problema de pérdida de conectividad u otros. Aunque se pudiera echar en falta la conectividad Bluetooth, lo cierto es que en los ratones para jugar es mejor que tengan este otro tipo de conectividad.

La base dispone de dos pines magnéticos que van a dos contactos en la parte inferior del ratón, haciendo a la vez de soporte del ratón y base de carga. Si no se quiere usar el ratón de manera inalámbrica, se puede conectar directamente el cable micro-USB al ratón, permitiendo también su recarga. Tanto el ratón como la base disponen de iluminación RGB personalizable.

474028 bytes 479050 bytes 727375 bytes 395573 bytes 663343 bytes 524485 bytes 423517 bytes 399581 bytes 198193 bytes 330853 bytes 512022 bytes 455085 bytes 446234 bytes 302367 bytes 355085 bytes 337002 bytes 319604 bytes 392796 bytes 578408 bytes 209392 bytes 455424 bytes 440769 bytes 450573 bytes 386631 bytes 538703 bytes

Programa de configuración

003.jpg

Aunque pasen los años, el punto fuerte de los periféricos de Razer es el programa de configuración que proporciona la compañía. Synapse 3.0 es una versión estupenda para Windows. En el programa se pueden modificar todos los botones salvo el clic izquierdo, ya sea con atajos prestablecidos del sistema operativo como reproducir o pausar música, o macros propias del usuario.

La sensibilidad se puede configurar en cinco fases de velocidad, que viene a aplicar una sensibilidad distinta en función de la velocidad del ratón. También se puede cambiar la frecuencia de muestreo del sensor entre los 125, 500 y 1000 Hz, así como modificar el efecto de color de la única zona de iluminación RGB que tiene y su brillo.

La base de carga también se puede gestionar desde el programa, parámetros como el nivel de brillo, opción de apagarla cuando se apague la pantalla del equipo, o la propia iluminación RGB de la parte inferior de la base.

107224 bytes 138404 bytes 100397 bytes 105890 bytes 100820 bytes 116156 bytes 80240 bytes 163392 bytes 117224 bytes

Un ratón de alto rendimiento para jugones

0_img_1398.jpg

Si Razer tenía un ratón muy potente con el Viper gracias a la respuesta rápida de los interruptores ópticos que incluyen sus botones principales, el Viper es aún mejor y tiene todo lo que se puede precisar de un ratón para juegos. Tiene un sensor extremadamente preciso —mucho más de lo que la inmensa mayoría de jugadores va a necesitar—, un buen diseño, es ligero, desliza a la perfección y es inalámbrico.

Si bien se le podría poner alguna pega en el terreno de la iluminación RGB que es más bien básica —¿una buena iluminación te da más muertes en juegos?—, debido a que precisamente es inalámbrico lastraría la autonomía al tener más ledes o una iluminación ARGB mejorada. El Viper Ultimate es el nuevo ratón de referencia en este terreno de los ratones para juegos y al que el resto de compañías deberían mirar.

Puntuación

9.5

sobre 10