Fibit ha mejorado ligeramente el Versa que anunciara el año pasado con algunos retoques de aspecto y a nivel de software, y ha presentado el Versa 2. Este reloj de actividad tiene una caja de 40 mm × 40 mm y un aspecto que ciertamente recuerda al reloj de Apple, e incluye una pantalla OLED con bastante marco y algo más grande que la anterior, siendo de 3.5 cm (1.4 pulgadas). Sigue siendo sumergible hasta a 50 m, y usa correas de 20 mm.

Dispone de conectividad wifi 802.11 b/g/n y Bluetooth 4.0, y NFC para realizar pagos sin contacto. Fitbit promete cinco días de autonomía, uno más que el modelo anterior, en parte gracias a que no cuenta con GPS, lo cual tendrá que ser proporcionado por el teléfono emparejado.

Los sensores que incluye son variados, con un acelerómetro, altímetro, giróscopo, luz ambiente, y ritmo cardíaco, lo que le permite ser utilizado en una amplia variedad de actividades. Eso incluye natación, ciclismo, deportes a al aire libre, a cubierto y estáticos, seguimiento del sueño o salud de la mujer. Puede detectar y registrar automáticamente algunos ejercicios como correr y ciertos aeróbicos.

Toda la información recogida se puede gestionar y consultar a través de la aplicación de móviles, disponible para Android 5.0 o superior, e iOS. Al incluir una pantalla OLED permite el acceso a un modo de pantalla siempre activa sin consumir demasiado. La inclusión de un micrófono permite usar a Alexa como asistente personal. Se pueden instalar nuevos ejercicios a seguir a través de una pequeña tienda de aplicaciones de Fitbit, junto con nuevas esferas de reloj.

Su precio es de 230 euros.