Apple no se ha adaptado adecuadamente en el último año a lo que pide el comprador de un teléfono inteligente y eso se está haciendo notar en los resultados financieros de la compañía. En el segundo trimestre de 2019 ha ingresado 53 800 millones de dólares, que apenas supone un uno por ciento más que en el mismo trimestre de 2018.

El dato más relevante de los datos por Apple es que los ingresos por ventas de iPhone han supuesto menos de la mitad de los ingresos de la compañía, lo cual es algo que va en contra de lo que venía siendo habitual desde casi la llegada del primer iPhone. Esos ingresos han sido de 25 990 millones de dólares, y hay que tener en cuenta que la compañía ya no indica el número de unidades vendidas, solo el volumen facturado.

La subida más destacable es la de los servicios como iCloud o Music, que ya suponen 11 460 M$, y es en lo que Apple se está centrando actualmente. Las ventas de los Mac le ha reportado a la compañía 5820 M$, los iPad han sido 5020 M$ y los vestibles, hogar y accesorios le han generado otros 5530 M$.

A pesar de unos resultados que eran los esperados por los inversores, las acciones de la compañía han bajado, como es bastante habitual después de anunciar los ingresos trimestrales. En este caso, los inversores no tienen claro el futuro de los nuevos iPhone que se presenten en septiembre y tampoco de las ventas de este tercer trimestre del año. Los nuevos productos como la tarjeta de crédito o el nuevo Mac Pro añaden aún más caos a las perspectivas de negocio de Apple.

Vía: 9to5Mac.