Twitter es una de las empresas con un modelo de negocio de más difícil monetización, por no mencionar que es la más difícil de moderar. Porque en internet no todo se puede decir si eso significa saltarse las leyes de cada país, y por eso en la presentación de resultados del primer trimestre de 2019 el director general de la compañía, Jack Dorsey, ha indicado que las mejoras en las herramientas de moderación han tenido un efecto positivo en el servicio de microblogueo.

Además, han tenido unos ingresos algo mayores de los esperados, con 787 M$, y unos beneficios de 191 M$ en vez de los 61 M$ esperados, lo que da aire a la compañía en su búsqueda de ser rentable.

Twitter ha conseguido mejorar su número de usuarios activos diarios monetizables, que es una métrica que empezó a dar el T4 de 2018. Pasa de 120 millones de usuarios monetizables a los 134 M, lo que supone un aumento del 11.6 %. A pesar de ello, las expectativas de la compañía para el segundo trimestre son similares, con unos 770-800 M$ de ingresos y 35-70 M$ de beneficios.

Dorsey también ha mencionado que las pruebas de la aplicación llamada twtr han demostrado que los usuarios la prefieren frente a la apli oficial. Es una versión que rehace la línea temporal y la forma de interactuar y que está siendo un cajón de sastre para probar todo lo que se les ocurre a los diseñadores de Twitter y que pueda mejorar la experiencia de usuario. Cambia por ejemplo el formato de las respuestas, añadiendo colores según el tipo; también el tamaño de los avatares, se usan globos/bocadillos para mostrar el contenido de cada usuario, y otros cambios visuales que hacen que se muestre más información en el mismo espacio.

Vía: TechSpot.