Acer ha presentado un interesante modelo de monitor —o televisor, que es más bien la orientación que tiene— que incluye un panel de tipo VA de 43 pulgadas. Está orientado a juegos, y por eso tiene un refresco de pantalla de 144 Hz con una resolución de 3840 × 2160 píxeles, y además tiene 1000 nits de brillo máximo por lo que se granjea un certificado DisplayHDR 1000. Tiene Adaptive Sync para refresco adaptativo, lo que implica que es compatible con FreeSync y potencialmente con la versión ligera compatible con G-SYNC.

El panel tiene una buena calidad de color de 10 bits, cubriendo el 90 % de la escala de color DCI-P3. Dispone de un sensor de luz para ajustar automáticamente el brillo y otro de proximidad para poner la pantalla en espera o apagarla si no detecta movimiento en la sala donde esté.

En cuanto a las conexiones, incluye tres HDMI, un DisplayPort y un USB tipo C, y un concentrador de dos USB 3.0 y dos USB 2.0.

Su precio será de 1499 euros y se pondrá a la venta en septiembre.