Creo que siempre que escribo sobre monitores 8K digo lo mismo, pero es lo que hay. En un momento en el que el contenido 4K no es que sea terriblemente común, ni siquiera los televisores 4K son mayoría, los fabricantes de paneles están posicionando los 8K como la próxima gran revolución. Aunque he de decir que esa apuesta por los 8K ha perdido fuelle desde principios de año porque deben de haberse dado cuenta del disparate que es sacarlos ya al mercado.

Sea como sea, Sharp ha mostrado uno de sus próximos paneles 8K que tiene una gran calidad de imagen. Esa resolución es exactamente 7680 × 4320 píxeles, y el panel de 31.5 pulgadas de tipo IGZO funciona a un refresco de 120 Hz y además dispone de alto rango dinámico (HDR) con 10 bits de profundidad de color. La compañía lo ha mostrado en su sede japonesa, indicando que está valorando ponerlo a la venta.

El mayor problema que tiene es la necesidad de usar cuatro DisplayPort 1.4 para mover esa resolución y refresco, lo que para la mayoría de los consumidores sería un engorro. Se precisa de un ancho de banda de 120 Gb/s para estas características, y cada cable DisplayPort 1.4 permite hasta 32.4 Gb/s.