Acer ha progresado adecuadamente en el terreno de los portátiles para jugar, y el Predator Helios 700 es un ejemplo de lo que está creando la compañía en este sector. Además tiene un diseño cuanto menos curioso ya que el teclado se puede deslizar hacia el usuario, dejando la zona del panel táctil a modo de reposamuñecas.

Es un diseño que además elimina el problema de usarlo en el regazo como un portátil normal ya que no es imprescindible deslizarlo salvo cuando se esté usando el procesador y tarjeta gráfica, ya que es parte del sistema de refrigeración. Ese teclado, denominado HyperDrift, es de tipo extendido con el teclado numérico y cursores como si fuera un teclado normal de mesa.

El sistema de refrigeración en sí dispone de dos ventiladores AeroBlade 3D de la propia Acer, con una cámara de vapor y cinco caloductos para mantener las temperaturas de este portátil bajo control. Aunque, eso sí, no pondría la mano en la zona de expulsión del aire caliente, ya que el equipo dispone de un Core i9 de 9.ª generación y una RTX 2080. En uso debe consumir en torno a los 300 W, por lo que es para jugar con el cargador a mano.

La pantalla incluida es de 17 pulgadas de 144 Hz y 3 ms de tiempo de respuesta y se incluye un módulo de refresco adaptable G-SYNC. El equipo en sí pesa unos 4.5 kg y tiene un grosor de 41.7 mm, por lo que es uno de esos ladrillos que están pensados para los que prefieren un portátil en su mesa de trabajo que un equipo de sobremesa. Se puede configurar con hasta 1 TB de SSD y 64 GB de RAM, y habrá otras opciones de procesador y tarjeta gráfica como la RTX 2070.

Estará disponible en julio a partir de los 2699 euros.

1449090 bytes 2126992 bytes 1419939 bytes 2282295 bytes 1396387 bytes