OPPO ha presentado un nuevo móvil de los que son, estos sí, todo pantalla. Eliminan la muesca o balazo de la misma e intentan aprovechar al máximo el frontal, y el F11 Pro lo intenta salvo por un poco de marco de pantalla en la parte inferior y eso deje la ratio pantalla-frontal en el 90.90 %. Como ocurre con otros móviles, la cámara frontal pasa a ser una emergente y por lo tanto solo aparecerá cuando se vaya a tomar alguna autofoto o se realice alguna videollamada.

La pantalla es de 16.5 cm (6.5 pulgadas) con una resolución de 2340 × 1080 píxeles de tipo LTPS, con un contraste estático de 1500:1. El procesador es un Helio P70, un procesador de gama media de Mediatek, que tiene cuatro núcleos Cortex-A73 a 2.1 GHz y cuatro Cortex-A53 a 2 GHz, con una unidad gráfica Mali-G72 MP3. Le acompaña 6 GB de RAM y 64 o 128 GB de almacenamiento.

El tamaño del móvil es de 161.3 mm × 76.1 mm × 8.8 mm con un peso de 190 gramos. La batería es de 4000 mAh, con carga rápida VOOC 3.0 que puede recargar la batería en 80 minutos, si bien utiliza un conector micro-USB. Tiene wifi 802.11ac y Bluetooth 4.2, y un lector de huellas dactilares en la parte posterior.

La cámara frontal emergente es de 16 Mpx con apertura ƒ/2.0, mientras que la trasera es de doble sensor de 48 MPx y apertura ƒ/1.79 y secundario de 5 Mpx con apertura ƒ/2.4.

El precio del móvil es de 24 990 rupias con impuestos, que son unos 310 euros al cambio directo. Se venderá en color verde y negro. Hay una versión F11 que sustituye la cámara emergente y la pantalla que incluye este por una con muesca y cámara frontal en esa muesca, y que estará disponible en colores púrpura, verde y blanco.

Vía: GSM Arena.