Gigabyte apunta a un monitor más que notable con su primer asalto a este sector con el AORUS AD27QD. Es un modelo con panel de 27 pulgadas de tipo IPS, pero que además cuenta con buena calidad de color: cubre el 95 % de la gama DCI-P3 con color de 10 bits (8 bits + FRC). Además, tiene una resolución QHD —2560 × 1440 píxeles—, tiene un refresco de 144 Hz y un tiempo de respuesta de 1 ms, con brillo máximo de 350 nits y contraste estático 1000:1.

Entiende las imágenes de alto rango dinámico y cuenta con un certificado DisplayHDR 400, y tiene refresco adaptable FreeSync. El diseño del monitor cuenta con pocos marcos, y un pie que permite ajustar su inclinación –5º a 21º, giro –20º a 20º, pivotación 90º, y altura +130 mm. Se puede retirar para poner un soporte VESA de 100 × 100 mm. Incluye un conector DisplayPort 1.2, dos HDMI 2.0 y dos USB 3.0.

Cuenta con una serie de tecnologías como estabilizador de negros, la capacidad de mostrar información variada en el monitor como los PPP del ratón u otra de la CPU o tarjeta gráfica, e incluye cancelación de ruido para el micrófono que se le conecte al monitor. Todo se puede configurar a través del programa de Gigabyte.

Vía: Guru3D.