AOC empieza el año con dos monitores que marcan la tendencia actual de lo que aparentemente buscan los jugadores para sus equipos. Los AG273QCG y AG273QCX mantienen características similares al usar un panel VA curvo de 27 pulgadas con índice de curvatura 1800 R, resolución de 2560 × 1440 píxeles, 1 ms de tiempo de respuesta, contraste estático 3000:1 y brillo máximo de 400 nits. Varían en que el primero usa el refresco adaptativo G-SYNC con 165 Hz, y el segundo incluye FreeSync 2 HDR con 144 Hz.

El segundo entiende por ello imágenes de alto rango dinámico (HDR) con certificado DisplayHDR 400, y quizás haga mejor trabajo que los paneles IPS con mismo certificado. Ambos monitores disponen de marcos mínimos de pantalla, salvo en la parte inferior en la que incluyen altavoces estéreo. En el lateral derecho hay un gancho que se puede desplegar para colgar unos auriculares. El pie también varía entre ambos, siendo rojo en el AG273QCG y plateado en el AG273QCX con un cambio también de aspecto.

Incluyen puertos DisplayPort 1.2 y HDMI 2.0 en distinta cantidad entre ambos, así como un concentrador de cuatro puertos USB 3.0. El pie se puede ajustar en altura +110, inclinación, pivotación y giro, o quitarlo para poner un soporte VESA de 75 × 75 mm. La parte posterior del monitor incluye una zona circular de iluminación RGB.

El precio del AG273QCG es de 799 euros y el AG273QCX costará 699 euros. La diferencia de 100 euros se debe al módulo G-SYNC.