Apple inició el año con el aviso de que revisaba a la baja sus expectativas de ingresos tras un cuarto trimestre de 2018 que fue algo más flojo en ventas de lo esperado. Si bien la compañía pensaba que podía ingresar hasta 93 000 millones de dólares en el T4, la cifra revisada es de 84 000 millones de dólares, o casi un 10 % menos de lo esperado. Pero Tim Cook indicó que uno de los motivos de esta bajada ha sido el programa de cambio de batería de manera económica de los iPhone.

Tras detectarse que Apple limitaba el rendimiento máximo de los procesadores de los iPhone en función del estado de la batería, la compañía procedió a calmar los ánimos de los propietarios de uno bajando a 29 euros el primer cambio de batería de un iPhone. Eso ha hecho que Apple haya reemplazado 11 millones de baterías en 2018 que, comparado con los menos de 2 millones de reemplazos que hacía hasta el inicio de ese programa económico de cambio de baterías, ha afectado negativamente a las ventas de iPhone.

Y la razón es muy sencilla y obvia, y en realidad no sé cómo podían esperar otra cosa: si tras dos años de uso la batería ya no aguanta tanto, o la cambias o te compras un móvil nuevo. Pero si te dan una batería nueva para otros dos años de uso sin problemas del iPhone, te ahorras 1000 euros simplemente desembolsando 30 euros. Esto hay que mirarlo desde el punto de vista estadounidense, la sociedad con mayor poder adquisitivo del mundo, donde más del 40 % de los propietarios de un smartphone tiene un iPhone.

El programa de reemplazo económico ya no está activo, sino que para los de pantalla con muesca cuesta 69 euros y para el resto 49 euros si es un cambio fuera de garantía, que aun así son precios mucho más asequibles que antes.

Vía: 9to5Mac.