Razer se ha metido en un sector nuevo de los componentes de PC con un par de cajas diseñadas por la propia compañía como son la Tomahawk y Tomahawk Elite. Mientras que la primera es una caja normal, tirando a básica, la segunda está invertida e incluye un sistema de refrigeración líquida personalizada de EK Waterblocks. En ambas no falta la iluminación RGB de tipo Chroma desarrollado por Razer.

La Tomahawk tiene un tamaño de 475 mm × 219 mm × 443 mm y se pueden instalar placas base ATX, Micro ATX, Mini ITX y E-ATX, así como un disipador de hasta 175 mm y una GPU de hasta 385 mm. La fuente de alimentación y almacenamiento van en un compartimento separado, y puede tener dos unidades de 2.5 pulgadas y otras dos de 2.5/3.5 pulgadas.

El panel frontal tiene dos USB 3.0 y un USB 3.0 tipo C, con dos tomas de audio de 3.5 mm. En cuanto a la refrigeración, se pueden poner dos ventiladores de 120/140 mm en el frontal, dos de 120 mm en la parte superior, y otro en la parte trasera. Está adaptada para situar radiadores de refrigeración líquida en la parte frontal y superior. Dispone de espacio para siete ranuras PCIe, y además dos en vertical para una tarjeta gráfica con extensor.

La iluminación RGB está situada en el logo del frontal y en la parte inferior de la caja. Dispone de una ventana de cristal. En general tiene una estética que me recuerda a las de NZXT, la serie H por ejemplo, con un diseño de bordes muy rectos y un enrejillado en la parte lateral del frontal. Elegante, eso sí, pero simplista. No me desagrada, aunque me parece algo básico el interior, o al menos no se aprecia bien en el material de prensa proporcionado.

Por otro lado está la Tomahawk Elite, que aunque comparte la mitad del nombre con la anterior, realmente es una caja de concepto totalmente distinto. Para empezar, es una caja invertida, con lo que la placa base no va en el lateral derecho sino en el izquierdo. Hay tres paneles de cristal, en los laterales y parte superior, para ver bastante mejor el interior. Como he comentado en la introducción, tiene un sistema personalizado de refrigeración líquida creado por EK Waterblocks, por lo que es una caja aún más específica que la anterior.

Está pensado totalmente para que la tarjeta gráfica y procesador tengan refrigeración líquida en un circuito propio, por lo que habrá que tenerlo en cuenta a la hora de adquirirlas. EK Waterblocks es muy conocida por sus bloques de agua para quitarle la refrigeración con que llegan las tarjetas gráficas y ponerles uno de estos bloques para circuitos personalizados de RL.

El equipo tiene un sistema de monitorización propia que hará que se habrá automáticamente la tapa superior para aumentar la salida de aire caliente, y lo hace con un sistema hidráulico. También tiene este tipo de sistema la apertura de las tapas laterales para dar acceso a las tripas del equipo. Los conectores frontales son los mismos, y la fuente de alimentación y cuatro unidades de 2.5 pulgadas van en su propio compartimento. Es una de esas cajas que hay que ver y montar un equipo para tener una opinión más concreta con ella, porque en principio no sé si me gusta o no.

Por último, Razer también ha anunciado que ha expandido su programa «Diseñado por Razer» a una colaboración con Lian Li para ponerle mucho luz y color Chroma a la caja O11 Dynamic. Es una caja que me parece que está tan bien y no es especialmente cara, y en este caso el precio por la adaptación de luz RGB y en color negro hace que suba en torno a los 30 dólares, hasta los 169.99 dólares. Podéis comprobar las características de esta caja en la ficha del producto que tenemos en la web, o en la noticia de su presentación.

razer-case.png