Samsung sigue adentrándose en el terreno de los portátiles para jugar con el Odyssey, que apunta a portátil de los caros pero también potente. La compañía lo ha diseño íntegramente en aluminio de color negro, y dispone de una pantalla con pocos marcos superior y laterales, si bien en la parte inferior el marco es bastante grande.

Incluye una pantalla de 15.6 pulgadas con resolución de 1920 × 1080 píxeles, la cual tiene un refresco de 144 Hz e incluye un módulo de G-SYNC para refresco adaptable. El procesador es un Core i7 de seis núcleos, quizás un Core i7-8750H o un 8850H, y tiene una tarjeta gráfica GeForce RTX 2080, por lo que andará bastante sobrado para mover una gran mayoría de juegos a esos 1080p y 144 Hz.

El portátil tiene un tamaño de 357.6 mm × 270.5 mm × 19.9 mm y pesa 2.4 kg, con una batería de 54 Wh. Dispone de dos bancos de memoria DDR4 tipo SO-DIMM, dos ranuras M.2 y una bahía de 2.5 pulgadas. Llega con 16 GB preinstalado en dos módulos, 256 GB de SSD tipo PCIe, y un disco duro de 1 T. Además de altavoces estéreo con sistema Atmos de Dolby y un teclado retroiluminado, tiene tres conectores USB 3.0, un USB tipo C, un HDMI y un RJ-45.

Vía: Samsung.