Lo bueno del actual estándar M.2 es que permite establecer conexiones PCIe 3.0 de cuatro canales (×4), que es más que suficiente para mover tarjetas gráficas de gama media. Este hecho da pie a que Innodisk haya desarrollado un producto atípico como es una tarjeta de vídeo en formato M.2 2280 para insertar en este tipo de ranuras, si bien está orientada a equipos ultracompactos y sistemas empotrados existentes en el sector empresarial.

Utiliza un controlador SM768 de Silicon Motion, probablemente con 256 MB de memoria de vídeo, y cuenta con tres cabezales para salida de vídeo HDMI, LVDS señal diferencial de bajo voltaje, se usa para transmisión de señal, y sobre todo en el sector de la automoción— y DVI-D. Cuenta con un procesador ARM con núcleos Cortex-R5, y una unidad gráfica para 2D que puede reproducir vídeo en H.264, H.263, MPEG-4, MPEG-2 y otros, si bien ninguno más moderno como HEVC.

El rango de temperaturas de funcionamiento está extendido para poder funcionar en climas adversos, que es entre los –40 ºC y los 85 ºC. La salida de vídeo puede ser a resolución de 1920 × 1080 píxeles y 60 Hz, o a 3840 × 2160 píxeles y 30 Hz, por lo que es un producto de propósito específico, pero no menos curioso por ello.

Vía: AnandTech.