AMD cuenta con un fuerte rival en la parte baja del sector de los procesadores, el Athlon 200GE, pero su frecuencia de funcionamiento no era modificable. Al menos en principio, porque se ha comprobado que en realidad la limitación la impone el BIOS de las placas base y no nada propio del procesador. Este procesador puede subirse hasta los 3.9 GHz en ciertas placas base de MSI, cuya BIOS sí acepta toquetear los multiplicadores de funcionamiento del procesador.

El resultado es excepcional para un procesador de apenas 55 euros, llevando su frecuencia base de 3.2 GHz hasta los 3.9 GHz, ganándose en algunos casos un 20 % de rendimiento. Esto lo situaría por encima de procesadores como el reciente Pentium G5600 de Intel o el Core i3-7100 de hace un par de años, por un coste bastante inferior. El Athlon 200GE es de doble núcleo físico con multihilo —cuatro núcleos lógicos, hilo o procesadores, como lo queráis llamar—, por lo que sigue siendo el procesador a mirar en un equipo en el que se quiera invertir lo mínimo pero teniendo un buen rendimiento y que acompañe bien a tarjetas gráficas como una GTX 1050 o 1050 Ti.

Pero esta opción no está en todas las placas base. Para realizar este overclocking se ha usado una placa base B350 Gaming Pro de MSI, con el último BIOS que es compatible con AGESA 1.0.0.6. Con él, pone a 3.9 GHz el procesador a 1.4 V, aunque la memoria solo consiguen ponerla a 2667 MHz. También se ha probado con una X470 Gaming M7 AC de MSI.

0_untitled-1.png

Fuente: Tom's Hardware. Vía: Guru3D.