SteelSeries ha anunciado el ratón inalámbrico Rival 650, que utiliza un receptor en la banda de 2.4 GHz para mantener una conexión lo más estable posible durante jornadas de juego intenso. Es un sistema de conexión inalámbrica al que llaman Quantum Wireless, con un muestreo máximo de 1000 Hz (1 ms). Este ratón dispone de un diseño en color negro para diestros, con dos botones adicionales en el lado izquierdo y otro más en la parte superior.

Promete un uso para 24 horas de juego, e incluye carga rápida con la que con 15 minutos de conexión da para más de diez horas de uso. El sensor incluido es un TrueMove 3 de tipo óptico, con una sensibilidad de 12 000 PPP, velocidad de 350 PPS, y aceleración de 50 G. El sensor mejora la detección de profundidad para mejorar el cálculo de la distancia de separación y poder mantener la precisión del movimiento del ratón incluso aunque se levante 2 mm de la superficie —bastante más que un ratón de los buenos—.

Incluye un cable de 2 metros micro-USB a USB para recarga o usarlo cableado, si bien SteelSeries asegura que el sistema Quantum Wireless está preparado para usarse en torneos con más concentración de conexiones en torno al ratón. El tamaño de este ratón es 131 mm × 69 mm × 43 mm, con un peso de 121 gramos sin el cable, y se pueden configurar con hasta ocho pesos adicionales de 4 gramos cada uno, para un peso total de 153 gramos. Se introducen retirando las tapas laterales de fijación magnética, lo que también permite cambiar su centro de gravedad.

Su precio es de 129.99 euros. Y, por supuesto, no falta la iluminación RGB, y todo es personalizable a través de Engine, el programa de configuración de SteelSeries.