ZTE ha reducido, como la mayoría de compañías importantes, la cantidad de teléfonos que presentan a lo largo del año. Demasiados competidores para un mercado en el que los consumidores ya saben lo que quieren, y lo pueden conseguir con bajo coste. Por eso también la gama alta se está homogeneizando, con las compañías de segunda fila careciendo de la potencia de investigación para diferenciarse de las de primera fila. Es lo que le pasa a ZTE con el recién presentado Axon 9 Pro.

Externamente es un clon del iPhone X más. Uno de tantos, porque el mercado está abarrotado de ellos, y en todos los rangos de precios. Le pediría a las empresas que, para ofertarme un gama alta a lo iPhone, desistieran de ello. La pantalla incluida tipo AMOLED tiene 6.21 pulgadas y una resolución de 1080 × 2248 píxeles, compatible con HDR10, y ZTE indica que tiene una ΔE inferior a 2, la diferencia entre el color medido en la pantalla y el visualizado por el ojo humano. Este valor quiere decir que es muy fiel en este aspecto. La reproducción de vídeos se pasa de 24 o 30 fotogramas por segundo a 60 Hz a través de una tecnología de estimación y compensación del movimiento (MEMC).

Teléfonos de ZTE
Axon 9 Pro Axon 7
Compañía ZTE ZTE
Pantalla 6.31" AMOLED 5.5" AMOLED
Resolución 2248 × 1080 px 2560 × 1440 px
Procesador Snapdragon 845 Snapdragon 820
Memoria 6 GB 4 GB
Almacenamiento 128 GB 64 GB
Batería 4000 mAh 3250 mAh
Cámaras (tr./fr.) 20 Mpx/8 Mpx
Tamaño 156.5 × 74.5 × 7.9 mm 151.8 × 75 × 8.7 mm
Peso g 185 g
SO Android 8.1 Android 6.0.1
Extras micro-SD,
NFC,
doble SIM,
carga rápida,
carga inalámbrica,
lector de huellas,
USB tipo C
micro-SD,
NFC,
doble SIM,
carga rápida,
lector de huellas,
USB tipo C

El teléfono incluye un Snapdragon 845, que es el más potente por el momento, a falta de presentarse el Kirin 980 en el propio IFA, que podría quitarle el título. Tiene 6 GB de RAM, 128 GB de almacenamiento, con lector de tarjetas micro-SD de hasta 512 GB. Incluye Android 8.1 preinstalado.

La batería es de 4000 mAh, y se recarga por un puerto USB tipo C, compatible con la carga rápida 4.0 de Qualcomm, así como con la carga inalámbrica. El sistema de sonido incluye altavoces estéreo con sonido Atmos con reproducción de 24 bits y 192 KHz, aunque en esta ocasión ZTE ha prescindido del conector de 3.5 mm, apostando por el futuro. También dispone de NFC, wifi 802.11ac, y Bluetooth 5.0.

La cámara dual trasera incluye un sensor principal de 12 Mpx con estabilizador óptico de imagen, apertura f/1.75, y una secundaria de 20 Mpx con gran angular de 130º. La cámara delantera es de 20 Mpx. En la parte trasera también se sitúa un lector de huellas dactilares.

El precio del teléfono es de 649 euros.