Huawei y su submarca de venta solo por internet, Honor, han aprovechado la feria IFA 2018 de Berlín para anunciar la llegada a Europa del Play. Es un teléfono orientado a los que quieren usarlo para jugar, si bien carece de características específicas para este terreno. Es similar externamente al Honor View 10, con una pantalla con muesca de 6.3 pulgadas con una resolución de 1080 × 2340 píxeles de tipo IPS.

El Kirin 970 es un sistema en chip compuesto por un clúster de cuatro núcleos Cortex-A73 a 2.4 GHz y otro clúster de cuatro Cortex-A53 a 1.8 GHz, y una GPU Mali-G71MP12 a 900 MHz. Está acompañado de 4 GB de RAM de tipo LPDDR4X a 1833 MHz, 64 GB de almacenamiento interno, y lector de tarjetas micro-SD.

El procesador tiene decente potencia gráfica, pero la resolución puede suponer un problema para mover juegos con fluidez, o al menos la esperada en un móvil «para jugar». Ni siquiera tiene una pantalla de 90 Hz o más. Lo más cercano que tiene es el GPU Turbo, un modo de mejora del rendimiento de la unidad gráfica tipo Mali incluida cuando se quiera jugar, reduciendo notablemente el consumo. Pero no es específico de este teléfono, ya que otros modelos de Huawei y Honor lo van a recibir.

La batería es de 3750 mAh, gracias en parte a que es una phablet de 157.91 mm × 74.27 mm × 7.48 mm y un peso de 176 gramos. Se recarga a través de un conector USB 2.0 tipo C, y dispone de carga rápida de 18 W. Incluye wifi 802.11ac, Bluetooth 4.2, una doble cámara trasera de 16 Mpx con apertura ƒ/2.2 y 2 Mpx con apertura ƒ/2.4, más una delantera de 16 Mpx con apertura ƒ/2.0. En el terreno de la cámara, Huawei indica que se beneficiará de la unidad de procesamiento neuronal que incluye el Kirin 970 para mejorar la calidad de las fotos.

El precio al que llega a Europa es de 350.99 euros, temporalmente a 329 euros en la web de Honor, y llega en colores negro medianoche, azul naval, y ultravioleta. La edición Honor Play Player en negro cuesta 349 euros, o 399 euros cuando se pase la oferta.

Vía: AnandTech.