Entre los productos presentados por Lenovo en la IFA 2018 se encuentra el primer portátil con Windows 10 que incluye el procesador específico de Qualcomm para estos portátiles, el Snapdragon 850. Este equipo es el Yoga C630, que incluye una pantalla de 13.3 pulgadas con una resolución de 1920 × 1080 píxeles de tipo IPS. La estructura está hecha de aluminio, pesando 1.2 kg y teniendo un tamaño de 306.8 × 216.9 × 12.5 mm.

El procesador tiene el clúster principal de cuatro núcleos Kryo 385 funcionando a 2.96 GHz, manteniendo el resto de características, incluida la unidad gráfica Adreno 630 a 710 MHz. Se podrá adquirir con 4 GB u 8 GB de memoria RAM de tipo LPDDR4X, así como 128 GB o 256 GB de almacenamiento de tipo UFS 2.1. Incluye wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0 y un módem Snapdragon X20 que permite conectividad LTE con descarga de datos a velocidades superiores a 1 Gb/s.

El equipo es un convertible, por lo que se puede girar la pantalla 360º para usarla como una tableta, con la pantalla táctil pudiendo usarse con un lápiz de Lenovo. En un lateral dispone de un USB 3.0 tipo, y otro igual en el otro lado. También tiene conector de 3.5 mm, e incluye un teclado con teclas de perfil bajo, un panel táctil, y un lector de huellas dactilares. Sobre la autonomía, la ventaja de usar un Snapdragon en lugar de un procesador de Intel, es en este caso de hasta 25 horas.

El precio del Yoga C630 empieza en los 999 euros.

Vía: AnandTech.