Los últimos procesadores de Intel han dejado atrás la compatibilidad total con Windows 7. Digo «total» porque en realidad se puede instalar, sin excesivos esfuerzos aunque no siempre de manera directa, esta versión de Windows en equipos con procesadores Coffee Lake y Kaby Lake. Pero en el proceso se pierden ciertas características de los procesadores que no están presentes en Windows 7 o en el BIOS. Teniendo en cuenta que sigue siendo un sistema operativo muy usado a nivel empresarial y también doméstico, Intel está preparando una revisión del chipset H310 que permita instalarlo sin problemas.

Hay varios fabricantes de placas base, como ASUS, Colorful o Gigabyte, que ya han añadido la información de sus placas base con esta revisión a sus webs. Es solo cuestión de tiempo que Intel lo anuncie públicamente, y se baraja que lo llame H310C o H310 R2.0 a juzgar por los nombres de las placas base que han añadido.

Esta actualización también implica nuevos controladores para los dispositivos de la placa base por parte de Intel, como los de USB 3.0 o SATA, que es el mayor problema que puede haber al hacer funcionar correctamente las placas más recientes con Windows 7. Pero el apartado que queda en el aire es si Microsoft distribuirá actualizaciones del sistema operativo, ya que no lo hace para los procesadores que no son compatibles de entrada con Windows 7.

H310C (H310 R2.0) de Intel
ASUSColorfulGIGABYTE
Micro-ATXPrime H310M-D R2.0

Prime H310M-E R2.0

Prime H310M-A R2.0

Prime H310M-K R2.0

C.H310M-E V20

C.H310M-E D3 V20

H310M DS2V 2.0

H310M S2 2.0

H310M DS2 2.0

H310M H 2.0

Vía: AnandTech.