Apple ha sido objeto en los últimos años de diversas demandas por infracción de patentes. Algunas de ellas proceden de troles de patentes que solo buscan un acuerdo extrajudicial para ingresar una pequeña cantidad de dinero por unas patentes de dudosa utilidad, y otras tienen patentes de mayor calado. En el caso de la empresa WiLan, un tribunal de California ha dictaminado que Apple ha infringido la propiedad intelectual de la empresa canadiense.

El jurado ha dictado que Apple tendrá que pagar a WiLan la cantidad de 145 millones de dólares por dos patentes relacionadas con tecnologías inalámbricas empleadas en los iPhone. Apple no ha hecho comentarios acerca del resultado de este juicio, si bien WiLan, una filial de Quaterhill, ha indicado que es una de las compañías de licenciamiento de patentes más exitosas del mundo, y que ayudan a crear valor al portafolio de patentes de las compañías gestionándolas y licenciándolas. WiLan demandó a Apple en 2013 por otra patente de tecnología inalámbrica, pero en aquella ocasión no fue encontrada culpable de la infracción.

Apple recurrirá la decisión del jurado. Las patentes infrigidas tienen que ver con «método y dispositivos para protocolos de solicitud de ancho de banda en un sistema de comunicaciones móviles» y la otra es para «control adaptativo de admisión de llamadas para utilizarse en sistemas de comunicación inalámbricos». Unos nombres bastante genéricos.

WiLan, como buena trol de patentes que es, hace dinero adquiriendo patentes de terceros u ofreciendo la gestión del portafolio de otras empresas, para luego atacar a las grandes compañías con demandas como esta. Unas veces salen bien, como esta, y otras no tan bien. Pero los troles de patentes siguen medrando en los juzgados estadounidenses.

Vía: 9to5Mac.