AMD es menos estricta que Nvidia en lo que se refiere a llevar FreeSync a los monitores en combinación con HDR, y es algo que puede levantar ampollas. Sobre todo después de que FreeSync 2 se pase a llamar FreeSync 2 HDR, y pueda ser considerado engañoso por muchos. Ahora empieza a llegar el monitor EX3203R de BenQ a las tiendas, y es de los primeros que tiene FreeSync 2 HDR. En su puesta a la venta incluye el certificado DisplayHDR 400, que viene a decir que su modo de imágenes de alto rango dinámico es un poco pantomima.

El monitor solo tiene un brillo promedio de 300 nits, 400 nits con HDR activado, y color de 8 bits, cubriendo un 90 % de la gama DCI-P3 usada en televisión y contenido audiovisual. Se queda lejos del 98 % o más de los monitores con G-SYNC HDR, por lo que se puede ver como un monitor generalista y con seudo-HDR.

El panel de 31.5 pulgadas es de tipo VA con resolución de 2560 × 1440 píxeles, una curvatura de 1800 R. Dispone de contraste estático 3000:1, así como un refresco de 144 Hz, por lo que servirá bien en juegos, un tiempo de respuesta de 4 ms, tiene reducción de luz azul y tecnología antiparpadeos.

Dispone de dos conectores HDMI 1.4 con HDCP 2.2, un DisplayPort 1.2, dos puertos USB 3.0, y un USB tipo C compatible con DisplayPort 1.2, datos USB 3.0 y carga de hasta 10 W —para usar el monitor con un teléfono con USB tipo C, porque para un portátil se seguirá necesitando el cargador; una pena que no dé al menos 60 W—. Se puede ajustar su altura hasta 60 mm y regular su inclinación entre –5º y 20º, contando con marcos mínimos de pantalla.

Su precio es de 544 euros.