Atari lleva tiempo dando información con cuentagotas de su proyecto de nueva consola llamada simplemente VCS (Video Computer System), y tiene un diseño similar a la 2600 original de la compañía. Un diseño «retrofuturista», como indica Atari, para una consola que llegará con cien juegos clásicos preinstalados. Ahora, ha dado inicio a las reservas de la consola a través de Indiegogo, con un precio que es de 299 dólares por la edición de coleccionista de la VCS más el mando clásico de Atari.

La consola se pondrá a la venta en julio de 2019, por lo que todavía falta algo más de un año para que los patrocinadores puedan ponerle las manos encima. En Indiegogo se pueden reservar otros paquetes promocionales, que incluyen ambos controladores y la consola, así como solo la consola por 199 dólares, o la consola estándar más el joystick de juego por 229 dólares.

Hay bastante información nueva sobre la consola, mostrada en la hoja de características del producto en Indiegogo. Por ejemplo, tiene un tamaño de 368.3 mm × 134.6 mm × 4.06 mm, con un peso de 1.36 kg. Funciona con un procesador semipersonalizado de AMD, una unidad de procesamiento acelerado (APU) de 7.ª generación Bristol Ridge —menciona ser A1—, por lo que utiliza microarquitectura Excavator v2 con una unidad gráfica Radeon R7. No parece que vaya a tener mucha potencia gráfica, y está acompañado de 4 GB de RAM de tipo DDR4 con 32 GB de almacenamiento interno eMMC.

Será compatible con resolución 4K y HDR, dispone de HDCP 2.2, y usa una distribución de Linux basada en el núcleo 4.10. En la parte posterior de la consola hay un HDMI 2.0, un RJ-45 y cuatro puertos USB 3.0, además de un lector de tarjetas micro-SD, el botón de reinicio y la toma de corriente. También tiene conectividad wifi 802.11 b/g/n de doble banda y Bluetooth 5.0.

Además del joystick clásico de juego, se puede reservar el mando moderno con los habituales joysticks, la cruceta y cuatro botones de acción, más los gatillos y botones de acción frontales. Ambos cuentan con baterías integradas y se recargan por un puerto USB tipo C.

Vía: The Verge.