La consola portátil Smach-Z lleva dando titulares desde 2015, y pasó a finales de 2016 por Kickstarter para intentar sacar adelante el proyecto. Con la llegada de los procesadores Raven Ridge de AMD, que son procesadores Ryzen con unidad gráfica integrada Vega, ha dado nuevas alas al proyecto en el terreno de la potencia gráfica. Además, los Ryzen 3 2200G y Ryzen 5 2400G pueden ver su TDP reducido para ser incluidos en equipos que requieran menor consumo, como una consola portátil, por lo que no es mala combinación.

La gente detrás de Smach-Z ha publicado un vídeo donde se ve el rendimiento de la consola con una pantalla 720p usando un Ryzen Embedded V1605B —un chip semipersonalizado—, ya que usa una Radeon Vega 8 de 512 sombreadores, con el procesador de cuatro núcleos u ocho hilos, funcionando entre los 2 y 3.6 GHz, mientras que la iGPU funciona a 1.1 GHz.

embeddedworld2-e1521113004910.jpg

Eso sí, el precio de la consola portátil se ha disparado de los iniciales 279 euros que estaba previsto. El modelo básico ahora mismo se le ha puesto un precio de 699 dólares con 4 GB de DDR4-2133 y 64 GB de SSD con pantalla táctil de 6 pulgadas 1080p, wifi 802.11 b/g/n, Bluetooth 4.0, USB 3.0 tipo C, lector de SD, audio de 3.5 mm y DisplayPort. El modelo con 8 GB de RAM y 128 GB de SSD tiene un precio de 899 dólares. Ambos usan un cargador de 65 W, por lo que no espero que su batería interna dure más de una o dos horas jugando.

En el siguiente vídeo se ve a la consola en funcionamiento a 720p y 1080p en diferentes juegos. Por ejemplo, The Witcher 3 lo mueve a 720p y calidad media a 40 FPS, mientras que Rocket League lo mueve a 1080p y calidad normal a 60 FPS.

La consola se puede reservar en la web de Smach Z.

85305 bytes 41196 bytes 36042 bytes

Vía: Videocardz.