Acer se ha adelantado a la Computex con la celebración de un evento propio en Nueva York en el que ha anunciado nuevos productos. Como otras compañías, buscan no competir fieramente por la atención mediática en el suelo de la propia Computex, con lo que van adelantando novedades para mostrarlas a todo el mundo durante la feria. Entre las múltiples novedades está el sobremesa Predator Orion 5000, que sigue la línea del más potente Predator Orion 9000, renovado en abril.

El Predator Orion 5000 tiene un tamaño bastante más reducido —aunque no ha concretado su tamaño exacto— pero mantiene una estética similar. Hay abundante iluminación azul a lo largo y ancho de la caja, ventiladores incluidos, de los que dispone dos de 120 mm en el frontal y uno en la parte trasera. La caja dispone de una amplia zona de gestión de cables, y en la plancha de separación va instaladas dos bandejas para unidades de 3.5 pulgadas y otras dos de 2.5 pulgadas, junto a un M.2 en la propia placa base.

d48a30f155f3f57fd72efbe6f252a98e.jpg

Aunque la opción de procesador llega a un Core i7-8700K, no hay refrigeración líquida como en el Orion 9000, sino un disipador con un único ventilador que, por el aspecto, será suficiente aunque no tengo clara su capacidad de enfriar a un 8700K subido de vueltas. Eso sí, el interior también dispone de su buena dosis de iluminación azul. Las tarjetas gráficas llegan hasta una GTX 1080 Ti, o más bien un SLI de 1080 Ti.

La caja cuenta con tres USB 3.0 frontales, un USB 2.0 y dos de 3.5 mm, más otros cuatro USB 3.0 traseros, dos USB 3.1 y un USB 3.1 tipo C. Los conectores de vídeo incluye los de la tarjeta gráfica, que son un HDMI 2.0b, tres DisplayPort 1.4 y un DVI-D. Dispone de cuatro bancos de memoria para hasta 64 GB de DDR4, aunque no indica el chipset —supondré un Z370 para poder subir el procesador 8700K—. Se incluye un conector Ethernet con controlador Killer E2400, wifi 802.11ac y Bluetooth 5.0.

El precio del Predator Orion 5000 partirá de los 1699 euros y se pone a la venta en junio.