Acer presentó en el IFA 2017 el sobremesa Predator Orion 9000. En aquel entonces lo anunció con una placa base con chipset X299 y hasta un procesador de diez núcleos Core i9-7980XE, pero en su puesta a la venta también está disponible con placa base con chipset Z370 y un procesador Core i7-8700K. El equipo se diferencia bastante de lo que se ve de otros ensambladores, con un frontal con rejilla, una tapa lateral con tirador para retirarla fácilmente, e iluminación RGB personalizable por doquier. También incluye un asa y una rueda en la parte inferior para desplazarlo, ya que pesa 19.2 kg y mide 642.62 mm × 299.7 mm × 701.0 mm.

La placa base cuenta con dos ranuras M.2 y cuatro ranuras PCIe 3.0 ×16 para hace una disposición de cuatro tarjetas gráficas. En el panel trasero incluye cinco USB 3.0, dos USB 2.0, un USB 3.1 y un USB 3.1 tipo C —en el frontal—, además de un PS/2, un conector de audio óptico, seis de 3.5 mm, y un Ethernet, aunque también dispone de wifi 802.11ac y Bluetooth 4.2. Cuenta con de amplio espacio para incluir varios discos duros de 3.5 pulgadas y unidades de 2.5 pulgadas en su interior.

El modelo con placa base X299 cuenta con ocho bancos de memoria y la Z370 con cuatro. El procesador está enfriado mediante un sistema personalizado de refrigeración líquida. En el frontal han situado un botón Turbo para activar una subida automática del procesador. Dentro de la caja hay situados cinco ventiladores para mover el aire en su interior.

El equipo con Core i7-8700K, GTX 1080 Ti, SSD de 256, 16 GB de DDR4-2667 y 2 TB de disco duro cuesta 2500 dólares, mientras que subir a 32 GB de RAM y 512 GB de almacenamiento sube a 3000 dólares. El modelo con un Core i9-7980XE, dos GTX 1080 Ti, 128 GB de RAM, 512 GB de SSD y 2 TB de disco duro son 8000 dólares.

Vía: The Tech Report.